La Policía Local de barrio aún no está operativa

F.L.D.
-

El coronavirus y la ausencia de distritos dejan a medias la reestructuración del cuerpo municipal

La idea es que los agentes tengan una mayor cercanía hacia la sociedad. - Foto: Christian Castrillo

El acuerdo de la Relación de Puestos de Trabajo de la Policía Local alcanzado hace poco más de un año entre sindicatos, intendente jefe y los dos grupos municipales mayoritarios, PP y PSOE, trajo consigo una reestructuración del cuerpo que todas las partes veían necesarias para modernizar el servicio y homogeneizar los salarios de los funcionarios. Al margen de cuestiones internas, la gran novedad era la disposición de efectivos en un modelo de ciudad compuesto por distritos. Así, se conseguiría más cercanía con el ciudadano. También contemplaba la conformación de dos nuevas unidades, una de Atestados y otra de Diversidad, que se especializarían en materias sociales y de tráfico. El cambio iba a ser paulatino, pero los acontecimientos de los últimos meses han trastocado todos los planes. La distribución de la urbe en cinco sectores aún no es una realidad y, para rematar la faena, en marzo llegó la covid-19.
La idea de poner en marcha una policía municipal de barrio tendrá que esperar. Fuentes del cuerpo consultadas por este periódico señalan que, a la espera de consolidar el modelo de distritos, los mandos trataron de dar un impulso a la propuesta organizando patrullas fijas en cada zona. Al fin y al cabo, el objetivo del acuerdo era que los agentes tuvieran un contacto continuo con el ciudadano para generar una mayor cercanía. Pero la distribución no se puede llevar a efecto como se preveía sin la conformación de los nuevos cinco sectores. De esta forma, efectivos que dan servicio al barrio de Gamonal también lo hacen en Castañares y los de la parte sur hacen lo propio con Cortes, cuando estos dos extrarradios tendrían que tener agentes designados. 
La otra gran pata sobre la que giraba la reestructuración era la creación de dos nuevas unidades, una de Atestados, que se encargaría de investigar siniestros y otros asuntos relacionados con el tráfico, y una de Diversidad, más enfocada a temas sociales como puede ser, por ejemplo, el acoso o el absentismo escolar. En este caso, comentan desde los sindicatos, se ha organizado de una de una manera temporal. «Han encargado a dos agentes una mayor atención de estos casos, pero aún falta por definir estos grupos en la Relación de Puestos de Trabajo en base a su horario y sus condiciones laborales», puntualizan. Las partes tendrán que sentarse a hablar de estas cuestiones operativas que han quedado en el aire. 
En este caso, la pandemia retrasó un diálogo que puede que se posponga hasta la renegociación del acuerdo, que estaba contemplada para cuando se cumplieran dos años. Será entonces cuando se concreten circunstancias que incluso quedaron sobre la mesa en las reuniones anteriores. Es el caso de la partida de 39.000 euros destinada principalmente a los mandos que tenía que haber sido reflejada como complemento específico y que finalmente se quedó en suspenso. 
Lo que sí se ha llevado a efecto es la reducción de horas extras, limitadas a seis días marcados en el calendario para ocasiones especiales (Sampedros, Curpillos...) y otros tres flexibles en caso de que se necesitaran. Por otro lado, la comisaría de Gamonal, la cual el intendente jefe, Fernando Sedano, negó que se cerraría, se ha dejado sin operatividad, tal y como venía reflejado en el acuerdo. No obstante, abre algunos días por cuestiones organizativas.