Las encuestas pronostican que no habrá mayoría absoluta

Agencias
-

Los últimos sondeos antes del 10-N coinciden en que el bloqueo persiste, aunque varios de ellos vaticinan el 'sorpasso' de la derecha (PP, Cs y Vox) impulsada por el auge del partido de Abascal

Las papeletas para la cita del domingo ya están preparadas en los almacenes públicos de las provincias, como se ve en la imagen tomada en Valencia. - Foto: Manuel Bruque

En la fecha límite que fija la ley electoral para publicar nuevas encuestas sobre intención de voto, los distintos sondeos publicados ayer por varios medios de comunicación coinciden en que España parece abocada de nuevo al bloqueo, porque el bloque de la izquierda (PSOE, Unidas Podemos y Más País) y el de la derecha (PP, Ciudadanos, Vox y Navarra Suma) se quedan lejos de la mayoría absoluta de 176 escaños. El otro gran dato que se repite en todos los barómetros es el de la victoria en las urnas del PSOE, aunque cuatro encuestas (ABC, La Razón, 20 minutos y El Español) dan el triunfo global a la derecha, gracias al crecimiento de VOX, mientras que otras dos (El Mundo e Infolibre) siguen manteniendo a la izquierda como ganadora.
Con cuatro días de campaña aún por delante y con la incógnita de qué efecto tendrá el debate televisado de los cinco principales candidatos, las perspectivas demoscópicas vaticinan, por tanto, un empate técnico entre los dos bloques ideológicos. En el mejor de los escenarios para la izquierda, PSOE, Unidas Podemos y Más País alcanzarían, según estos sondeos, los 170 diputados, lo que les deja en la orilla de la gobernabilidad. Si es la derecha la que gana, el barómetro más generoso les otorga 166 representantes.
Aunque las sensaciones en Ferraz apuntaban a que la repetición electoral incrementaría su número de escaños, la totalidad de los últimos sondeos apuntan que el PSOE se situará en torno a los 123 diputados que ahora tiene. Solo el CIS rompe esta tendencia y le sitúa entre 133 y 150 escaños, en el barómetro realizado antes de la sentencia del ‘procés’ y de la exhumación de Franco.
Crecimiento ralentizado. Otro denominador común de estas encuestas es que el PP consolida su fuerte ascenso, al pasar de 66 escaños a la franja de los 90 y por encima del 20 por ciento de los votos, gracias, en buena medida, a la recuperación de diputados en las provincias pequeñas. Sin embargo, su escalada constante de las últimas semanas se ha ralentizado en la recta final de campaña al encontrar en Vox un tope a su crecimiento. Y es que los sondeos señalan que el partido de Santiago Abascal podría duplicar el resultado del 28 de abril, pasando de 24 a más de 40, lo que le dejaría como tercera fuerza a costa, principalmente, de la caída de Cs. Aunque su líder, Albert Rivera, está convencido de que dará la campanada, todas las encuestas presagian que la formación naranja será el gran derrotado, pasando de tercera a quinta fuerza. De 57 escaños que ahora tienen, se quedarían con menos de un tercio en el mejor de los casos -en torno a 15 diputados-.
Taponadas las fugas hacia el PSOE, Unidas Podemos logra consolidar una base electoral firme y parece tener garantizado el piso de los 30 representantes -obtuvieron 42 en abril-. En cuanto a Más País, irrumpió con fuerza en los sondeos cuando Íñigo Errejón anunció su candidatura -algunos le llegaron a dar 10 escaños-, pero los últimos estudios no le dan más de cinco.