'And the Oscar goes to... Los Finos'

A.S.R.
-
‘And the Oscar goes to... Los Finos’

Carlos Sánchez cortará jamón este domingo en Los Ángeles para las estrellas de Hollywood durante la gala de entrega de los premios y en la fiesta posterior

No levantará ninguna estatuilla, pero, a buen seguro, que Carlos Sánchez será uno de los triunfadores en los Oscar, que se entregan el domingo en Los Ángeles. El cortador de jamón más famoso de tierras cidianas hace una muesca más en su cuchillo y, mano a mano con el pacense Raúl Garrido, se convertirá en el primero en la historia en la gala de entrega de los premios de la Academia de Hollywood. Y él está feliz. Lo sabía desde hace casi un año, pero hasta ahora no lo ha podido hacer público.
«Lo teníamos prohibidísimo. Es algo fantástico e increíble», señala a través del teléfono desde Washington, donde está trabajando desde el pasado mes de noviembre de la mano de Cinco Jotas haciendo eventos con lo más cool de la sociedad norteamericana y dando formación a los trabajadores de los restaurantes de Fabio Trabocchi, cocinero con estrella Michelín.
Del papel que tendrá que interpretar durante la ceremonia no tiene ni idea. No hay guion para su intervención. Solo sabe que cogerá un avión el sábado para cruzar el país y que el domingo por la tarde debe estar listo para pisar la alfombra roja. Desconoce las piezas a cortar y las horas que estarán, aunque sí sabe que se mantendrán durante la gala y la fiesta posterior. «No nos dan ningún dato. Hasta que no lleguemos allí no lo sabremos y cada evento funciona de una manera», sostiene.
Tampoco ha pensado a qué actriz, actor o director le gustaría servir un plato de puro bellota. «Estoy ilusionado con estar en el teatro y hacerme fotos dentro para el recuerdo. Espero que podamos movernos y, normalmente, luego nos solemos quedar como invitados, que es cuando veremos a muchos artistas», aventura este «burgalés y carnicero de corazón», para quien colarse en la fiesta de los Oscar es una manera de engordar un currículum que no ha parado de hacerlo desde que Raimundo Amador se lo llevó con él de gira.
Ahí empezó una carrera de relumbrón en este mundo, insólito en Burgos hasta la creación de Los Finos, empresa que dirige con su hermano David, con 21 cortadores en la actualidad, que le ha llevado a blandir cuchillos para el Real Madrid en la Champions League, los tenistas Rafa Nadal y Djokovic, campeonatos de Fórmula 1 o la familia real inglesa y la española, amén de todos los músicos que han sumado a su arte en el escenario el de Los Finos entre cajas. El domingo quien se chupará los dedos será el tío Oscar.