El Quijote a través de los ojos de Vela Zanetti

I.M.L. / Aranda
-
Las ilustraciones invitan a imaginarse a un Alonso Quijano cercano y humano, con los rasgos propios de los personajes castellanos de Vela Zanetti. - Foto: DB

La celebración del centenario del nacimiento del pintor milagreño se centra su trabajo como ilustrador • Las obras expuestas dignifican las figuras de los personajes cervantinos

La figura y la obra de José Vela Zanetti está muy presente en el imaginario colectivo porque cuando alguien piensa en un personaje castellano le vienen a la mente los protagonistas de los cuadros del pintor milagreño. Desde ahora, este año que se cumple el centenario de su nacimiento, cuando imaginemos la figura de los protagonista de la obra universal de Cervantes lo haremos pasada por el tamiz del estilo de Vela Zanetti. El Ayuntamiento de Aranda ha querido descubrir al gran público la faceta más desconocida de este gran artista ribereño, mostrando en una exposición una parte de su obra como ilustrador.
Un proyecto para el que se ha contado con la colaboración de la Editorial Everest, que en 1967 publicó una edición de El Quijote con una profusión de ilustraciones de Vela, y con el beneplácito de la familia del autor. «Debemos agradecer a la Editorial Everest que nos ha cedido las ilustraciones y a la familia que nos haya permitido hacer la exposición, porque le debíamos un homenaje en esta fecha a José Vela Zanetti, un gran pintor y muralista que también fue un gran ilustrador, y hay que darle las gracias por haber recogido en la sobriedad de su pintura al campesino, al castellano, a esas personas que vivían junto a él», recordaba Raquel González, alcaldesa de Aranda, en la apertura oficial de la muestra de este trabajo que acoge la Casa de Cultura hasta el próximo 10 de enero.
A esta inauguración acudió el director de la Biblioteca Municipal arandina, Manuel Arandilla, que fue amigo personal de Vela Zanetti y a quien dedicó unos emotivos versos. «Tirita el viento y los miradores saltan en pedazos cuando el aliento místico de esta meseta llama a las puertas. Los lienzos van ordenando el Oriente y su paisaje los acueductos de la noche y las siluetas de la Historia se fijan en penumbras», declamó Arandilla al inicio de su intervención.
El también escritor reivindicó la figura y el trabajo artístico del pintor milagreño, asegurando que su labor llegó en un momento equivocado. «Le tocó vivir un tiempo de pintura de la abstracción, es decir, de lo no figurativo, y no fue valorado como es debido», afirmó rotundo Manuel Arandilla, para recordar a renglón seguido que no solo ilustró El Quijote, sino que también puso rostro a las novelas de El Camino y Los Santos Inocentes en una edición de Círculo de Lectores, obras de Miguel Delibes, quien recordó que «decía de Vela que era el notario de Castilla, pero no una Castilla localista sino una Castilla universal».
Esta muestra suma al atractivo de acercarse a la faceta como ilustrador de Vela Zanetti, la riqueza de ver la obra completada con los pasajes de la novela cervantina y poder hojear los ejemplares de esta cuidada edición que se encuentran a disposición de los visitantes a esta sala de exposiciones. Sin embargo, como apuntó la edil de Cultura del Ayuntamiento arandino, Celia Bombín, el proyecto inicial contemplaba que las paredes de esta sala se vistiesen también con las ilustraciones realizadas para las obras de Delibes, pero problemas con los derechos de autor lo han impedido.

Carnosidad humana

Sobre la obra de Vela Zanetti se han vertido muchos calificativos, que son extrapolables a sus trabajos de ilustrador. Con los grabados de El Quijote presentes, Manuel Arandilla destacó la «carnosidad» de estas obras «porque somos seres de carne, no somos seres humanos dotados de razón, somos seres de carne que venimos a la vida en una carne impresiva que Dios nos ha dado».
Por su parte, Bombín resaltó de este trabajo de Vela Zanetti que «sus interpretaciones cervantinas dignifican y elevan al caballero y humanizan al buen Sancho, huyendo de la caricatura que tanto daño ha hecho a la iconografía cervantina». Para dar a conocer mejor esta muestra, la Concejalía de Cultura ha editado 3.000 catálogos de la muestra y ha cursado invitación a todos los centros educativos de la localidad para que se acerquen a ver de cerca estas grandes píldoras artísticas.