Uno de cada cuatro visados, para reformas o rehabilitaciones

C.M.
-

El Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos sella 946 proyectos para estos cometidos, 178 más que en 2018

Uno de cada cuatro visados, para reformas o rehabilitaciones - Foto: Luis López Araico

No solo de la obra nueva vive el sector de la construcción sino también de la reformas, la rehabilitación y la restauración. La implantación de líneas de ayuda por parte de la Junta de Castilla y León para la mejora de la eficiencia energética o la eliminación de barreras arquitectónicas ha sido determinante para que muchas comunidades de vecinos o propietarios de locales se animen a realizar mejoras.

Los datos de los visados de encargo profesional de proyecto, dirección, seguridad y salud y de certificados fin de obra que ofrece el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Burgos (COAATBU) así lo pone de manifiesto. Una de cada cuatro intervenciones visadas en 2019 fue para este tipo de intervenciones. De los 3.551 visados expedidos, 946 fueron para ese cometido, lo que supone más de un 26% del total o lo que es lo mismo una de cada cuatro. 

Cuantitativamente son 178 más que en 2.018 a pesar de que en 2019 el número de intervenciones totales se redujo en 367 respecto al año anterior. Lo cierto es que la reforma, la rehabilitación o la restauración supone el 28,57% del presupuesto de ejecución material de las actuaciones visadas el año pasado. El porcentaje ha disminuido respecto a años anteriores (35,15% en 2017 y 34,22% en 2018) debido a que ha aumentado la obra nueva. En lo que llevamos de 2020, las reformas ya suponen un 23,41%. Se han presentado 181 de un total de 773. 

Otro dato que corrobora la apuesta por la rehabilitación o las reformas es que la provincia de Burgos es la que más solicitudes de ayudas realiza a la Junta de la región, dado que en algunos casos ha logrado el 50% del total. «Hay mucha mentalidad de rehabilitación. De hecho, en muchas ocasiones no se hace la reforma con el ánimo de que te den la ayuda, sino porque hay una mentalización de que se debe reformar y, luego, si llega la subvención, bienvenida sea», aseguró Roberto del Amo, secretario técnico del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos.

La principales actuaciones que se llevan a cabo son la eliminación de barreras arquitectónicas para situar el ascensor a cota cero, la instalación de fachadas envolventes para mejorar la eficiencia energética, el cambio de cubiertas o reformas de locales o naves. No hay más que darse una vuelta por cualquier barrio de la ciudad para ver estas actuaciones, bien ejecutadas a través de un Área de Regeneración Urbana (ARU)como se ha hecho el barrio de San Cristóbal o mediante acuerdos entre las comunidades de propietarios como se lleva a cabo en San Juan  de los Lagos, Fátima-Juan XXIII y en multitud de zonas de la capital.

1,8 millones en ayudas. La Junta de Castilla y León concedió el año pasado ayudas a Burgos por 1.808.949 euros, de los que  762.216 fueron para doce proyectos de mejora de la accesibilidad que favorecieron a 147 viviendas y 1.046.73 euros a otros doce proyectos de eficiencia energética(instalación de fachadas envolventes) que beneficiaron a 309 pisos. Están cofinanciadas con el Estado dentro del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021.

Los bloques que recibieron las subvenciones estaban ubicados en las calles Padre Flórez, Salas, Diego Laínez, Calvario, Briviesca, San Agustín. San Pedro y San Felices, Vitoria (Gamonal), Severo Ochoa, San Juan de los Lagos, avenida del Cid o Federico García Lorca.

Desde el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnico ensalzan el sistema de libre concurrencia de las mismas y la congruencia de sus bases pero consideran que no se debiera primar la cantidad económica de la actuación sino el número de hogares a los que beneficia. «Igual el proyecto incluye granito sudafricano que cuesta 150 euros el metro cuadrado cuando se puede instalar un terrazo de entre 30 y 35 euros, que da el mismo servicio.  Lo importante es que beneficie al mayor número de vecinos posible».

Desde el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos recuerdan que en estos visados no se incluyen los cientos de obras de reformas que se llevan a cabo en el interior de las viviendas (baños, cocinas y otras) pero que se ponen en valor fundamentalmente porque están dando empleo a pequeñas empresas de reforma o autónomos. «Muchas veces si entran en dinámicas de trabajo bien ejecutado es el paso previo a lograr otras obras más grandes como una vivienda n el medio rural... Son un semillero».