Investigan 750 empadronamientos sospechosos en la provincia

I.P.
-
Investigan 750 empadronamientos sospechosos en la provincia - Foto: Patricia González

Los incrementos más llamativos están en los municipios de La Vid de Bureba, Piérnigas y Huérmeces, y entre las pedanías destacan Cogullos, Panizares y Relloso, todas en Merindades

Suma y sigue. En apenas un mes se han duplicado los empadronamientos irregulares que investiga  la Oficina del Censo Electoral en la provincia de Burgos. En estos momentos son ya 750 los censados que podrían haber incurrido en irregularidades, en un total de 35 municipios y 52 entidades  locales menores.
La investigación sobre estas circunstancias siguen abierta y no se resolverán, al menos en su totalidad, hasta el periodo del 6 al 18 de abril, ya que tres días antes, entre el 8 y el 15, es la fecha para prevista para presentar impugnaciones.
Donde si hay ya una resolución definitiva es en Pineda de la Sierra, donde el expediente incoado se ha cerrado con 37 bajas de oficio informadas favorablemente por el Consejo de Empadronamiento.
En cuanto a los municipios donde los censo se ha incrementado en mayor número de vecinos destacan en primer lugar La Vid de Bureba, donde el incremento se sitúa en el 77,78%, seguido de Piérnigas, con unas cifras de subida de empadronamientos del 53,13%. En tercer lugar se sitúa el municipio de Huérmeces, con una subida del 40% y en cuarta posición, el Ayuntamiento de Sordillos, con un 33,33% de aumento.
Otros municipios en el punto de mira del Instituto Nacional de Estadística por arrojar incrementos sospechosos son Abajas, Los Altos, Bañuelos de Bureba, Barrios de Colina; Bugedo, Cerratón de Juarros, La Vid y Barrios, Mambrillas de Castrejón, Mambrillas de Lara, Monasterio de Rodilla, Quintanaélez, Quintanabureba,  Rucandio, Saldaña de Burgos, Tamarón, Torrelara, Valle de Oca, Valle de Zamanzas, Villaldemiro y Vizcaínos. Se trata, prácticamente en todos los casos de municipios que no sobrepasan el centenar de vecinos, con excepción de Monasterio, Saldaña, La Vid y Barrios, Los Altos o Rucandio.
En cuanto a las pedanías suman  52 las que se están investigando, recabando toda la información respecto al momento del empadronamiento y si las personas residen habitualmente o no en el pueblo y cuál es su vínculo con el mismo.
Entre esa cincuentena de pedanías, las que han tenido un mayor aumento desde el último censo  son tres ubicadas en la comarca de las Merindades; concretamente, con un 166,67% está Relloso, perteneciente al Valle de Losa; Cogullos, con un 133,33% de subida, en la Merindad de Sotoscueva, y Panizares, en Merindad de Valdivielso, con un incremento del 100%.
Ninguna otra supera ese altísimo porcentaje, pero también hay subidas por encima de los que se considera ‘normal’, como son las de los pueblos de Cubillejo, en el municipio de Mambrillas de Lara; Lermilla, en la Merindad de Río Ubierna; San Pantaleón del Páramo, perteneciente a Huérmeces, o Las Rebolledas, del Ayuntamiento de Valle de Santibáñez.
También se están contrastando los datos en las pedanías de Marmellar de Arriba (Alfoz de Quintanadueñas); Pesadas de Burgos, Quintanilla Colina y Tubillejas (las  tres pertenecientes al municipio de Los Altos); Terrazos (Barrios de Bureba); Prádanos del Tozo (Basconcillos del Tozo); Turrientes (Cerratón de Juarros); Barcenilla de Cerezo (Merindad de Sotoscueva); Cereceda (Oña); Ojeda (Rucandio); Valdeajos (Sargentes de la Lora); Tañabueyes (Tinieblas de la Sierra);  Valdelateja (en el Valle de Sedano); Montejo de Cebas  (Valle de Tobalian) y Santa Cruz de Andino (Villarcayo.