"Hay actitud de bloqueo y desafío en parte de la oposición"

J.M.
-

David Jurado, alcalde accidental y concejal de Hacienda de Burgos, analiza la actualidad política y su estreno al mando del Ayuntamiento

"Hay actitud de bloqueo y desafío en parte de la oposición" - Foto: Alberto Rodrigo

Las emociones han llegado a su vida para quedarse. La última de ellas, la de ser, aunque sea por una semana, el alcalde en funciones de la ciudad. Y aunque las responsabilidades se multiplican estos días, asegura que el esfuerzo merece la pena.
¿Qué se siente al estar como alcalde en funciones?
Muchísima responsabilidad por la sensación de que, durante una semana, el barco depende de uno.
Han pasado casi dos meses desde que llegaron al Gobierno. ¿Cómo es el balance?
Muy positivo. Tanto desde la experiencia personal como por el trabajo. En un mes y medio hemos conseguido desbloquear algunos asuntos, sacar adelante proyectos... Ha sido un tiempo apasionante y tan frenético que no te da tiempo ni a hacer balance ni a evaluarlo.
¿De qué manera ha notado el cambio de la oposición a ser viceportavoz y concejal de Hacienda?
En la responsabilidad. Las dinámicas del Ayuntamiento, las iniciativas, los proyectos o los expedientes ya los conocía y lo que he notado es que si antes buscabas respuestas,  ahora las buscan en ti. Todas las mañanas, al llegar, todo el mundo está esperando que tomes la iniciativa.
¿Cómo se ha encontrado el área que ha dejado su predecesor, Salvador de Foronda?
A efectos económicos sabíamos que la situación no era mala pero sí comprometida por los consorcios y la deuda. Y es verdad que en estos años se ha mejorado mucho con la refinanciación de la deuda de los consorcios, que contó con el apoyo del PSOE en la oposición. A nivel de gestión interna sí lo he visto un poco más desorganizado de lo que imaginaba. Es un área muy transversal del Ayuntamiento y se cerró mucho. Hay mucho expediente bloqueado, mucha parálisis...
¿Qué ha sido lo más negativo y lo más positivo de estos meses?
Lo más negativo ha sido ver la actitud de la oposición, o de una parte de ella, tan bloqueante y tan desafiante en algunos casos. Esa tensión que en algunos momentos se ha llegado a vivir. Todos debemos de asumir nuestro papel en este mandato. Espero que en septiembre, con el inicio de curso, vuelvan las aguas a su cauce y podamos desarrollar el trabajo con normalidad. Lo más positivo ha sido empezar a desarrollar las labores propias de Gobierno y desatascar asuntos que, según mi percepción personal, estaban atascados por las enemistades que había dentro del anterior equipo de Gobierno.
El PP, Cs y Vox parecen que han cerrado las heridas que impidieron que la derecha gobernara la ciudad. ¿De qué manera les afecta?
Tendrán que definir ellos su papel porque nosotros el nuestro lo tenemos claro: gobernar, intentar sacar un presupuesto y mantener la ciudad en marcha.
Ustedes siguen necesitando de Cs para tener estabilidad. ¿Ve a Marañón capaz de llegar a acuerdos con ustedes después de que hace 2 meses se postulara a la Alcaldía?
Esto no va de nombres, va de la ciudad. Las cosas se han producido como se han producido, aquí hay un Gobierno y los grupos tienen que tomar su posición y decidirse entre el obstruccionismo y el bloqueo, la colaboración o simplemente saber si quieren sacar adelante los temas. Es evidente que a nosotros nos gustaría que Cs fuese un socio preferente, pero eso tienen que decirlo ellos.
Para la subida de sueldos sí se han puesto de acuerdo...
Eso no es así. Aquí ha habido tres intentos. En el primero hubo un acuerdo en el que se mantenían las retribuciones del mandato pasado para, más pronto que tarde, buscar un acuerdo de subirlas. Porque es verdad que, en comparación con otras ciudades, estaban desfasadas. Eso se fue al traste y cada uno ha estado defendiendo sus intereses. Luego se produjo un acuerdo para homologar con las de la Diputación y el alcalde decidió que él mantenía el sueldo del regidor anterior. Y ya ni eso aceptaban porque querían que se lo subiese. Finalmente  en Cs, creo que tocado por una instancia superior, frenaron esa espiral endiablada.
Pero quienes votaron a favor fueron ustedes y Cs...
No era nuestra propuesta, pero la aceptamos porque era donde se producía el consenso de homologar las retribuciones a la Diputación.
A usted le han reprochado que haya cogido la dedicación exclusiva en la Diputación cuando sus responsabilidades están en el Ayuntamiento. ¿Qué tiene que decir?
Ni las considero. Fui candidato a la Diputación y soy el portavoz del principal grupo de la oposición. Para mí lo fácil sería, como hacen otros, quedarme con mi dedicación exclusiva en la Diputación y venir a calentar el asiento a los plenos. Pero cuando uno gobierna en minoría y con 11 ediles toca arrimar el hombro.
¿Cuáles son sus prioridades en la Concejalía de Hacienda?
Sacar adelante el Presupuesto. Lo tenemos prorrogado desde 2017 y aprobarlo daría estabilidad. Es importantísimo.
Les hemos escuchado que quieren realizar muchas inversiones. ¿Cómo piensan aumentar los ingresos o reducir los gastos?
Muchas inversiones que se van a realizar están contempladas por los acuerdos con el PP, con modificaciones de crédito. El resto dependerán del Presupuesto.
Ustedes se comprometieron a subir varios impuestos. ¿Lo han descartado ya?
Tenemos una propuesta fiscal clara, que se la haremos llegar a los grupos con el presupuesto, aunque aquí no soy tan optimista. La voluntad clara que tenemos es sacar adelante las cuentas, aunque sea sin modificar la política fiscal.
Ustedes no aprobaron los últimos presupuestos. ¿Por que cree que les van a apoyar?
No lo hicimos, entre otras cosas, porque para 2019 el equipo de Gobierno no los presentó.
Tampoco apoyaron el resto de presupuestos del mandato...
No los apoyamos, pero sí tuvimos esa posición de responsabilidad de permitir la evolución lógica de la ciudad y no bloquearla. Se permitieron esas inversiones con modificaciones presupuestarias.
¿Hay alguna posibilidad de que le apoyen otros partidos?
Quiero pensar que sí y entiendo que cuando expliquemos la situación al resto de grupos se van a dar cuenta de que es necesario sacarlo adelante. Quizá peco de optimista, pero es porque nosotros en la oposición fuimos responsables. Si no podíamos gobernar la ciudad, no íbamos a hacer que se bloqueara. Esa posición la ha valorado la gente y ha dado sus réditos electorales. En septiembre habrá que rebajar la tensión y dejarnos de estos aspavientos que a veces se producen.  Espero que algún grupo tome esa posición responsable. No con el equipo de Gobierno, sino con la ciudad y por asuntos tan importantes como su mantenimiento diario.