Golf Saldaña inicia el proceso para legalizarse

F. TRESPADERNE
-
Golf Saldaña inicia el proceso para legalizarse - Foto: Patricia González

Las instalaciones fueron cerradas por la Justicia. Los promotores solicitan al Ayuntamiento autorización de uso provisional en suelo urbano no consolidado, así como licencia urbanística de construcciones y edificaciones auxiliares

Cuando se cumplen poco más de tres meses del cierre del campo de Golf de Saldaña de Burgos y todas sus instalaciones, en cumplimiento de una sentencia judicial, los promotores del mismo ha iniciado un nuevo procedimiento administrativo para legalizar el complejo deportivo presentado en el Ayuntamiento de Saldaña un ‘Proyecto básico modificado para solicitud de autorización provisional en suelo urbano no consolidado para campo de golf e instalaciones anexas» y también licencia urbanística de construcción para las mismas.
El Ayuntamiento de Saldaña, a través de una providencia de la Alcaldía, acordó el pasado día cinco someter el proyecto, tal y como establece la Ley, someter el expediente del proyecto a información pública por un período de veinte día para que pueda ser examinado por los interesados y si lo estiman oportuno presentar alegaciones o sugerencias al mismo. En relación a este nuevo proyecto para legalizar las instalaciones, el alcalde, Alejandro Pérez, señaló que el Ayuntamiento se limita a tramitar el proyecto y que en este asunto «está haciendo lo que nos ha dicho el juez», e insistió, como en otras ocasiones, que lo importante es que solucione la situación y que el campo de golf funcione para que genere empleo en el municipio.
En cuanto a la duración de esta nueva tramitación administrativa, el regidor se limitó a señalar que, a pesar de que los plazos de información pública están establecidos, dependerá si se presentan o no alegaciones al proyecto y de lo que tarde en resolver la Junta de Castilla y León por lo que no se puede establecer un plazo concreto.
alegaciones. Al conocer este nuevo procedimiento para legalizar las instalaciones, los abogados de Copsa Empresa Constructora, que mantiene desde hace años un litigio con la UTE Saldaña, que es la que realizó la urbanización de este sector del municipio en el que también se proyectaba la construcción de viviendas, ya han anunciado que presentará alegaciones a este nuevo proyecto básico ya que consideran que «la vía de legalización es un fraude de Ley».
Los letrados consideran que la figura de uso provisional en suelo urbano no consolidado, que es lo que ahora solicita Golf Saldaña de Burgos, «tienen que ser distinto al que está previsto en el planeamiento urbanístico» e insisten en que «pretenden dar el uso que ya estaba previsto en ese planeamiento, un campo de golf, pero sin hacer la urbanización es un fraude de Ley».
 Los abogados de Copsa entienden que «hay base» para pleitear y anuncian que primero presentarán alegaciones durante el período de exposición pública del proyecto, cuyo plazo de veinte días comenzó ayer con la publicación del mismo en el Boletín Oficial de Castilla y León. «Con esta solución que plantean están intentando evitar la situación jurídica que ordenó el cierre del campo de golf y sus instalaciones», e insisten en que «previsiblemente el proyecto no pase el filtro de la Junta de Castilla y León porque a nuestro juicio no cumple la legalidad urbanística».
Esta fuentes recuerdan que el año pasado los propietarios del campo de golf, en pleno proceso judicial, ya presentaron otro proyecto básico, que también estuvo en exposición pública, «pero que retiraron para subsanar defectos bastante evidentes en el mismo», afirman los asesores jurídicos de la empresa Copsa.
Largo litigio. Con la apertura del campo de Golf Saldaña, en el año 2015, comenzó una batalla judicial al entender la empresa Copsa, que formaba parte de la UTE Saldaña que realizó la urbanización de este sector del municipio en el que también se proyectaba la construcción de viviendas, que el campo de golf era ilegal al no tener ningún tipo de licencia (urbanística, ambiental y de primera ocupación de las instalaciones). Dos años después, los tribunales estimaron la demanda obligando al Ayuntamiento a restaurar la legalidad urbanística y ambiental, así como a clausurar el campo de golf hasta que se legalizara la situación, proceso que comienza de nuevo.