Briviesca descarta La Tabera aun con las terrazas abiertas

S.F.L.
-

El Ayuntamiento descarta autorizar el evento por la gran cantidad de público que se aglutina en Briviesca y por el constante contacto con el hueso y el dinero en las mesas de juego

A la celebración de La Tabera en el santuario de Santa Casilda acuden cada año las principales autoridades y provinciales y locales. - Foto: Jesús J. Matías

España inicia la transición hacia la ‘nueva normalidad’ un mes y medio después de que el Gobierno declarase el estado de alarma en el país Los pasos a seguir en el plan de desescalada por el que se relajarán, de forma gradual, las medidas de confinamiento recuperando poco a poco los espacios sociales, pretenden controlar el número de contagios de coronavirus. Si los pronósticos se cumplen, desde el  lunes 11 de mayo abrirán las primeras terrazas de los locales de hostelería con un 50% de su aforo. Pese a la posibilidad de poder salir a disfrutar de la calle y recuperar de alguna manera la vida social, el Ayuntamiento de Briviesca descarta totalmente la celebración de la rogativa de La Tabera, prevista para el martes 19  de mayo.

El tradicional juego reúne en la capital burebana a millares de personas entre los propios vecinos y los curiosos que se acercan al municipio desde otros puntos de la provincia y territorios deseosos de probar suerte y ganar un dinero. Sin embargo, resulta imposible llevar a cabo tal entretenimiento porque la participación implica un contacto constante entre las personas, el dinero y la taba (hueso con el que se juega). La concejala de Festejos del Consistorio briviescano, Alba Ezquerro, considera que se trata de una decisión que al equipo de gobierno local nunca le hubiese gustado tomar pero que ha resultado inevitable. Asegura que sacar los tableros de juego a las terrazas no es la solución porque la gente seguirá juntándose. «Este año no habrá Tabera y todas las actividades culturales y de ocio previstas para mayo se suspendieron y no se retomarán pese a la desescalada», afirma.

Así, los ciudadanos de Briviesca tendrán que disputar el juego en sus domicilios como homenaje a uno de los días que más ambiente hay en las calles y bares. Igualmente, la romería hasta el santuario de Santa Casilda y la paellada quedan también suspendidas. «Todos somos conscientes de que este año no podía ser», manifiesta la edil.

Los actos organizados para este fin de semana con motivo de la festividad del día de Santa Casilda -la misa, la procesión y la verbena del sábado por la noche- se cancelaron en el inicio del estado de alarma. La celebración de las fiestas de agosto permanece en el aire.

Misa en Santa Casilda desde el 17 de mayo. La fase 1 de la desescalada del estado de alarma que vive el país desde marzo implica -entre otras- la posibilidad de oficiar misa con un 30% del aforo. Así, el capellán del santuario de Santa Casilda, Félix Castro, iniciará el culto el domingo 17 de mayo y continuará hasta la entrada del invierno, si el virus lo permite.

Sin embargo, el acto religioso celebrado en dicho lugar el día de La Tabera, que este año cae en martes, 19 de mayo, no se llevará a cabo por dos motivos: la capacidad para los feligreses es reducida y por la situación que se vive. «No nos encontramos en un momento para festejar sino para rezar por los fallecidos y los enfermos», declara el sacerdote.