Vacíos por su mal estado la mitad de los pisos municipales

Ó.C.
-

El Ayuntamiento tiene en propiedad 57 viviendas, de las cuales solo una veintena están ocupadas en alquiler social y otras siete cedidas a colectivos. El resto precisa reformas

En las denominadas casas de los maestros se han adecentado algunos pisos en los últimos tiempos. - Foto: Ruth Laguna

El problema de la vivienda era una de las principales preocupaciones antes de la crisis económica. En aquel momento, los altos precios de los pisos hacía difícil que muchos pudieran optar por comprar o incluso alquilar. En estos momentos, la ciudad tiene un problema con esta segunda fórmula por la escasa oferta existente, lo que hace que prácticamente no existan inmuebles disponibles en las agencias. 

Por este motivo el Ayuntamiento ofrece pisos con alquileres sociales para dar una utilidad a su parque inmobiliario, que está compuesto por 57 viviendas, y atender a familias con bajos recursos. Aún así, de esta cifra solo hay una veintena de pisos en régimen de arrendamiento, otros siete cedidos a asociaciones y el resto están vacíos a la espera de reformas debido a que ahora mismo no reúnen las condiciones mínimas para ser habitados. Es decir que la mitad de las viviendas que son propiedad de la administración local están sin uso. 

La zona en la que Ayuntamiento tiene un mayor número de pisos "es la que se denomina casas de los maestros", como explica la concejala de Patrimonio, Matilde Fernández. Esta urbanización está ubicada en los primeros números de la calle Condado de Treviño, donde están las 22 viviendas que fueron adquiridas a la Junta de Castilla y León. De las mismas, diez están vacías porque necesitan mejoras. Por los tanto son doce las que sí que están habilitadas en ese lugar, de las cuales la mayoría tiene inquilinos  bajo el régimen de alquiler social, "como todos los que hace el Ayuntamiento", añade Fernández. También hay dos que están actualmente cedidas a asociaciones de la ciudad como Salud Mental Miranda para que puedan ocuparse por sus usuarios.

Al margen de este espacio en el que sí que están localizadas un buen número de propiedades, hay otros 25 inmuebles que están repartidos por todo el callejero de la ciudad y que se han conseguido por parte del Ayuntamiento de particulares. Por este motivo la mayoría se encuentran en una situación en la que es necesario invertir. Son 16 las que están pendientes de mejoras, por las cuatro que se tienen dadas en alquiler y cinco cedidas a asociaciones.

Por último, Fernández también añade los pisos que se quedaron bajo titularidad municipal de la clausurada Viranda, empresa pública de la vivienda que se creó cuando era difícil acceder a una propiedad o alquiler pero que fue disuelta cuando la crisis del ladrillo redujo a la mínima expresión las nuevas promociones en la ciudad. En este caso son inmuebles que se construyeron hace aproximadamente una década, por lo que no presentan tan mal estado como en otros puntos, aunque también hay casos en los que se necesitan reformas. 

De los diez pisos que se heredaron de Viranda, seis están con alquiler social y cuatro tienen "problemas de humedades", aclara la concejala, por lo que tampoco están ocupados.

Partida de 200.000 euros en el presupuesto. Para rebajar el porcentaje del 52% de viviendas sin utilidad, en el Presupuesto 2020 se recoge una partida de 200.000 euros para reparar doce de las que no se pueden ni ceder ni alquilar por el mal estado en el que se encuentran. Una vez se completen las inversiones necesarias será Servicios Sociales el departamento que se encargue de decidir si los pisos se ceden para cubrir las necesidades de alguna asociación o se sacan como alquileres sociales para familias que lo necesiten y cumplan con los requisitos del reglamento.

Junto a esta solución para conseguir aumentar la ocupación del parque inmobiliario municipal, Fernández remarca que hay casos en los que los pisos están en muy mal estado, por lo que no se contempla la reparación. Para estos casos, la responsable municipal también contempla la posibilidad de vender, aunque sea a precios bajos, para que sea algún agente privado el que se haga cargo. 

Esto es algo que se produjo a finales del año pasado cuando el Ayuntamiento vendió un  lote de tres viviendas por 13.000 euros, aunque "estaban en muy mal estado", como resalta la concejala de Patrimonio.