40 empresas siguen sus exportaciones pese a la 'hibernación'

L.M.
-

No solo el sector de la agroalimentación continúa con su comercio exterior, ya que varias tenían stock acumulado

El Puerto Seco de Villafría es uno de los puntos de salida y entrada de todas las mercancías que llegan a la capital. - Foto: Luis López Araico

El pasado 28 de marzo, el presidente del Gobierno anunció que todas las actividades empresariales consideradas como no esenciales debían cesar su actividad y ceñirse al teletrabajo.Diez minutos antes de la medianoche del lunes 30 se publicaba en el BOE el Real Decreto, con carácter extraordinario, que hacía efectiva esta medida. Desde entonces, una semana y un día después, la economía burgalesa ha pasado a funcionar a un 15% de su rendimiento habitual, una hibernación que se interrumpirá a partir del jueves, cuando los sectores afectados (principalmente industria y construcción) vuelvan a poder seguir trabajando. Sin embargo, y aunque pudiera parecer lo contrario, el comercio exterior de las compañías -no solo las dedicadas a la agroalimentación o a la farmacia- ha continuado activo, aunque «ralentizado».Así lo aseguran desde la Cámara de Comercio, organismo que ha de cumplimentar los certificados de origen, un documento indispensable para que se puedan enviar mercancías a otros países, y que en los últimos días han sido muy solicitados. «Hemos tenido bastante demanda, la actividad se han mantenido en buena parte», indican desde la Cámara de Comercio de Burgos. Más de 40 empresas han mantenido, aunque a menor dimensión, sus relaciones y envíos de materias primas o productos con el mercado internacional, que al revés que en España sigue funcionando. 
Las razones, además del aumento del negocio de mercantiles como Campofrío, Flor Burgalesa o Pepsico, viene derivado del stock pendiente que algunas fábricas tenían preparado y que han aprovechado para dar salida esta última semana, pese a tener sus instalaciones cerradas o en servicios mínimos de mantenimiento. «Nos ha sorprendido en positivo, no esperábamos tanta actividad exportadora en una situación como esta. Puede que sea residual por el cese de producción o por el mantenimiento de la tensión económica», admiten desde la asociación cameral, que aunque no dan nombres, confiesan que son compañías «de todos los tamaños y sectores».
la vuelta al trabajo. Desde la Cámara de Comercio transmiten «preocupación» por el parón de la mayoría de las empresas burgalesas, y que desde FAE cifraban hace unos días en el 85%. «La crisis sanitaria es brutal, pero ello no puede arrastrarnos a una crisis económica que nos de la puntilla. Hay que compatibilizar ambos mundos como sea, y eso se hace a través de equipos de seguridad para que la gente pueda trabajar con las condiciones pertinentes sin poner en riesgo su salud», afirman. Mientras que el aspecto médico parece que poco a poco va tomando un ritmo positivo, en el plano financiero es todo lo contrario. «Necesitamos que la reanudación de la actividad se produzca ya, si es posible el jueves mejor que el lunes y esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Cuanto antes tengan las empresas la oportunidad de producir antes llegarán los ingresos, y por lo tanto las mejoras», admiten. A la sede de la calle SanCarlos, en pleno centro de la capital, han llegado durante las últimas semanas muchas quejas sobre mercantiles que no van a poder cumplir con sus contratos -especialmente con el extranjero- o que han tenido problemas derivados del cierre decretado por elEjecutivo. «Todas las consultas han ido por esa línea.Empresarios que denunciaban por qué tenían que parar», aseguran. 
La entidad cameral organizó el pasado 23 de marzo, en colaboración con el despacho Roca Junyent Abogados durante cerca de dos horas, una sesión informativa online sobre la crisis del coronavirus y las consecuencias y dudas económicas. Los profesionales de los despachos burgaleses asociados al bufete realizaron un exhaustivo análisis de la repercusión del virus Covid-19 en los campos del derecho laboral, fiscal y contractual a raíz de las medidas adoptadas por el Gobierno de Pedro Sánchez, así como las repercusiones de la prolongación del Estado de Alarma durante quince días más hasta, por aquél entonces, el 11 de abril.