Más de la mitad de los concursos, en industria y comercio

L.M.
-

El número de quiebras se mantiene en las 27, aunque lejos de las 83 registradas hace un lustro

Vista general del polígono industrial de Villalonquéjar, que acoge a cientos de empresas. - Foto: Luis López Araico

El Instituto Nacional de Estadística (INE) registró durante el pasado 2019 un total de 27 entradas de compañías en concurso de acreedores en Burgos, el mismo número que se produjo un año atrás.

Muy lejos quedan ya los 83 procedimientos iniciados en 2013, en plena ebullición de la crisis económica, y cuando miles de empresas tuvieron que echar la persiana por problemas financieros o de falta de trabajo.

Hoy en día, la provincia se mueve en términos similares a los registrados en 2011, cuando se pusieron en marcha 34 entradas en concurso de acreedores a mercantiles. Por trimestres, el año arrancó con 7 procedimientos entre enero y marzo; hasta junio descendieron a los 3, casi la mitad, mientras que el final del verano supuso el registro de 10 compañías. Finalmente, el 2019 se acabó con, de nuevo, 7 empresas con problemas, que optaron por acudir a esta herramienta para hacer frente a la totalidad de pagos que adeuda o otras compañías o a ciudadanos a título particular.

A nivel regional, en Castilla y León entraron en concurso durante el 2019 hasta 119 empresas, mientras que en España la cifra asciende hasta las 4.437.
El comercio y la industria suman entre los dos 15 de los 27 procedimientos. Dentro del primero se iniciaron 8 expedientes, sobre todo en el tercer trimestre, cuando se produjeron tres. Si nos referimos a la industria fueron 7. También destacan los 5 procesos que arrancaron otras tantas compañías enclavadas en la construcción; 3 de hostelería, una de transporte, otra de actividades administrativas y auxiliares, otra sin clasificar y otra denominada como ‘resto de servicios’ según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

Más de 13 años. Tenían 13, es decir, casi la mitad, de las empresas que entraron en un procedimiento para tratar de paliar sus deudas durante 2019. Ocho de ellas sumaban más de 20 años de actividad y 6 menos de 4. Si tomamos como referencia al número de trabajadores de cada compañía, ninguna superaba los 50. El tramo más importante se sitúa entre los 1 y 2 empleados.

Con respecto a los deudores concursados burgaleses, durante el pasado ejercicio no se registró ninguno necesario y los 31 totales fueron de carácter voluntario y abreviado. Solo en la primera mitad del año se formalizaron hasta 20.