Los visados de vivienda nueva crecen pese al parón de marzo

I.E.
-

Los proyectos que sella el Colegio de Arquitectos aumentan un 4,5% en el primer trimestre de 2020, gracias al tirón de Aranda de Duero. En la capital burgalesa caen las licencias de 294 a 210, un 40%

En la provincia los visados ascendieron a 393 entre enero y marzo. - Foto: Luis López Araico

A pesar del frenazo económico del pasado mes  de marzo por culpa del estado de alarma decretado para luchar contra el coronavirus, los visados que firmó el Colegio de Arquitectos en el primer trimestre del año crecieron sobre los de los últimos tres meses de 2019, en concreto un 4,5%, al pasar de 376 a 393. Este incremento ha obedecido sobre todo al empujón inmobiliario de los constructores de Aranda de Duero, que entre enero y marzo han elaborado proyectos para el levantamiento de un total de 90 casas, cuando en el último trimestre del pasado ejercicio la cifra fue solo de 16.
La estadística que elabora el Colegio de Arquitectos refleja el claro retroceso en la solicitud de visados registrados el pasado mes, cuando el confinamiento y el parón de la actividad empresarial se hicieron patentes. Así, si en enero los proyectos presentados ascendieron a 172 y en febrero, a 131, el número se desplomó en el tercer mes del año a 90. En la capital burgalesa la disminución fue muy acusada, del 40%, pues los visados bajaron de los 294 del último trimestre de 2019 a los 210 contabilizados entre enero y marzo pasados. La tendencia en el conjunto de la provincia era al alza al comienzo del año, pero la crisis del coronavirus ha truncado esa evolución positiva por el momento.
La superficie total de esas 393 viviendas proyectadas en lo que va de año alcanza los 61.434 metros cuadrados. Hay que advertir que ninguno de los nuevos pisos son de protección. 
Durante este mismo periodo, el Colegio de Arquitectos ha sellado 36 visados para la rehabilitación integral de viviendas en territorio burgalés (7 en enero, 16 en febrero y 13 en marzo). Su superficie total asciende a 4.537 metros cuadrados. 
En cuanto a los usos no residenciales, la institución tramitó proyectos para 861 metros cuadrados de equipamientos (administrativo, sanitario hospitalario o de tipo docente).