El Casco Alto pide regular el aparcamiento de San Esteban

C.M.
-

Sugieren que se valle este espacio para impedir el aparcamiento pero antes quieren que el Ayuntamiento implante una zona naranja o verde con un 70% de plazas para residentes

Los coches han invadido las zonas verdes junto a la muralla e, incluso, la ladera del Castillo. - Foto: Jesús J. Matías

Los vecinos del Casco Histórico Alto, a través de la asociación que los agrupa, pedirán al Ayuntamiento que impida el aparcamiento de vehículos en la zona verde situada junto al Arco de San Esteban mediante la colocación de una valla aunque previamente exigen el establecimiento de zonas naranjas gratuitas para residentes y de pago para el resto de los usuarios. 

Poco a poco este entorno se ha convertido en un verdadero párking y los vehículos ocupan cada vez más espacio, suben prácticamente hasta la ladera del Castillo y están causando destrozos en lo que antaño era un espacio verde. Algunos conductores estacionan entre los árboles, en el parque infantil e, incluso, en la carretera que baja del Castillo. 

Debido a su antigüedad, la mayoría de las casas del centro histórico no cuentan con garaje, lo que obliga a sus residentes a aparcar sus vehículos en las calles. La zona sufre además la presión de los visitantes o personas de otros barrios que trabajan en el entorno y también de los turistas. 

Encontrar un aparcamiento a determinadas horas se convierte en una misión imposible, dado que muchas de sus calles están vetadas al tráfico rodado. Por ello, desde la Asociación Casco Histórico Alto plantearon el año pasado al alcalde, Daniel de la Rosa, y a los técnicos municipales la posibilidad de implantar una zona naranja o verde (para diferenciarla de la azul) en la que se reserven el 70% de las plazas para residentes y el 30% para el resto de usuarios, previo pago.

La mejor opción. Los vecinos consideran que es la única opción para mejorar el aparcamiento en el entorno es dejar plazas para residentes. La fórmula se ha empleado con éxito en otras ciudades como Alicante, modelo en el que se ha fijado la organización vecinal. También existe la opción de Barcelona, donde de 8 a 20 horas se reserva el 70% para residentes y el 30% para el resto de usuarios y a partir de las 20 horas todas las plazas son para los vecinos. "Antes de quitar el aparcamiento de la zona de San Esteban es necesario esperar un poco y dar oportunidad al Ayuntamiento para que implante la zona naranja. Patrimonio puede dejar de hacer la vista gorda y prohibir aparcar en la zona y el problema será peor", indicaron fuentes de la asociación. 

Las calles para 'residentes' que formarían parte de la zona verde o naranja podrían ser el final de Fernán González, la subida de San Miguel, Corazas, Eras de San Francisco o Felipe de Abajo. 

Cabe recordar que la Comisión Territorial de Patrimonio rechazó  en 2009 la pretensión del Ayuntamiento de modificar el Plan Especial de Protección del Castillo y el Cerro de San Miguel para construir un aparcamiento subterráneo junto al Arco de San Esteban debido a la protección de este entorno ante la posibilidad de albergar restos arqueológicos. 

La idea se desechó y desde entonces poco a poco los vehículos se han ido adueñando y comiendo  la zona verde y dando paso a un barrizal lleno de baches.