El alcalde de Roa pone en duda las fiestas y él "no iría"

ADRIÁN DEL CAMPO
-

El Ayuntamiento ya ha tenido que suspender un concierto de Camela contratado para julio. A su vez, ha invertido 10.000 euros en 6.000 mascarillas para una población de 2.183 vecinos

Los encierros y la suelta de vaquillas son dos de los eventos más multitudinarios de las fiestas de Roa. - Foto: Julio Calvo

Cualquiera que se ponga a pensar en cómo será el próximo verano se ve asaltado por la incertidumbre. Nadie puede afirmar a ciencia cierta cómo será la vida en unos meses, ni si se podrán desarrollar todos los eventos programados para la época estival. Esta situación la vive el alcalde de Roa, David Colinas, que duda sobre si se podrán celebrar o no las fiestas patronales del municipio, fijadas para mediados de agosto. "¿Va a haber toros u orquestas? Aunque las haya, yo no iría", pregunta mientras da su opinión personal de una forma tan directa como clara. El regidor apuesta por ser cautos y evitar las aglomeraciones de gente para evitar nuevos brotes del COVID-19.

A día de hoy, los efectos de la pandemia ya se han notado en la villa raudense. El Ayuntamiento ha tenido que suspender un concierto de Camela que tenía ya contratado para el 10 de julio. Hasta ahora, la actuación del popular grupo musical ni siquiera había sido anunciada y el Consistorio se ha visto obligado a cancelar uno de los grandes espectáculos que tenía previstos para su verano por "causas de fuerza mayor".

Más allá de la fiestas y celebraciones, en Roa tienen claro que la prioridad es la salud. En este sentido, el Ayuntamiento ha habilitado una partida presupuestaria de 10.000 euros para comprar 6.000 mascarillas, lo que cubriría casi por tres veces a toda la población censada en el municipio, que es de 2.183 personas. "La intención es repartirlas entre los vecinos", afirma el alcalde, que prevé que las protecciones lleguen esta misma semana.

David Colinas adelanta que tomarán más medidas para paliar los efectos del coronavirus, pero todas las supedita a lo que recomienden las autoridades sanitarias y las administraciones superiores. El regidor del PP incide en que ellos tendrán que tirar de modificaciones presupuestarias a partir de partidas no ejecutadas como las destinadas a actividades que no se puedan desarrollar, pero advierte que  no tienen grandes ingresos y deberán madurar mucho las decisiones. De cara a ayudas estatales, es pesimista "viendo lo que estoy viendo del Gobierno Central".

El PSOE apuesta por apoyar a la hostelería local. El partido de oposición en el Ayuntamiento de Roa, el PSOE, tiende su mano al equipo de Gobierno del PP. La portavoz socialista, Carmen Miravalles, recuerda que desde el primer día en que comenzó la crisis sanitaria transmitieron su apoyo al alcalde. En el PSOE comparten las medidas que ha ido tomando el Partido Popular, como la suspensión del mercadillo antes del estado de alarma o la compra de las mascarillas, pero inciden en otros puntos. Carmen Miravalles apuesta por apoyar a los sectores más perjudicados. Aquí cita a la hostelería local, a la que reduciría los impuestos de las terrazas, o a los concesionarios de las piscinas o el centro cívico, a los que también bajaría tasas.

De igual forma, el alcalde habla de la necesidad de abordar el pago de las terrazas y de las posibilidades de quitar algunos impuestos, aunque siempre dentro de lo posible. Miravalles asevera: "No es café para todos. Si tenemos que ayudar también es necesario ingresar".