El Athletic sigue de dulce en Pucela

EFE
-

El cuadro vasco mantiene su euforia copera en la Liga y somete al Valladolid en su propio estadio con un contundente 1-4 que certifica una actuación nefasta en defensa y tibia en ataque de los locales

El Athletic sigue de dulce en Pucela - Foto: R. García

Un Athletic Club muy efectivo, que marcó dos goles antes del descanso en las pocas ocasiones de que dispuso, y que remató poco antes del final, aprovechando sendos fallos de la defensa local, frustró el buen trabajo del Real Valladolid, que controló el balón pero no supo concretar.

Apenas hubo tiempo para que los equipos se asentaran en el terreno de juego, cuando el Athletic recibía una falta peligrosa, en la vertical del área que Unai López se encargó de transformar, sorprendiendo a un Masip que llegó a tocar el balón para terminar de empujarlo al fondo de la red.

Así, ya en el minuto 3, el cuadro vasco tomaba la iniciativa en el marcador lo que, lejos de apagar a los vallisoletanos, les hizo tomar más impulso y buscar el área de los de Garitano. Esto se tradujo en dos ocasiones, una de Nacho, cuyo tiro salió demasiado cruzado, y otra de Sandro, que lanzó por encima de la portería.

El Athletic sigue de dulce en PucelaEl Athletic sigue de dulce en Pucela - Foto: R. García

Sergio González dispuso tres defensas para poner más énfasis en el centro del campo, controlar más el balón e impedir las llegadas por esa zona del rival, donde es muy peligroso. Pero la creación no encontraba efectividad y tampoco se lograba frenar las penetraciones del conjunto bilbaíno.

De hecho, en otra de sus llegadas, un centro desde la banda izquierda era cabeceado con potencia por Raúl García, que aprovechó el despiste defensivo del Real Valladolid, para subir otro gol al casillero del Athletic Club. No habían transcurrido ni 25 minutos. A los locales les tocaba remar contracorriente.

Volvió a hacerse evidente la falta de gol de los vallisoletanos, con un Ünal que disfrutó de dos claras ocasiones para recortar diferencias pero que no fue capaz de marcar, ni quedándose solo delante del meta vasco, no una vez, sino en dos ocasiones, y prácticamente a bocajarro.

El Athletic sigue de dulce en PucelaEl Athletic sigue de dulce en Pucela - Foto: R. García

El cuadro blanquivioleta se merecía más, porque jugaba mejor, tenía la posesión del balón e imponía el ritmo de juego, pero sus delanteros no hacían fructificar ese trabajo y esa entrega del equipo. Difícil de gestionar la frustración tanto dentro, como fuera del terreno de juego.

La segunda mitad, ya con varios cambios en las filas de uno y otro equipo, siguió el mismo patrón que la primera, con un conjunto local entregado que no cejaba en su empeño de encontrar la recompensa a su esfuerzo, sin resultados, y un Athletic que se limitaba a plantarse en el campo y tratar de aprovechar algún fallo de los blanquivioletas.

De hecho, de nuevo Ünal pudo inaugurar el casillero de su equipo, pero quedó claro que no era el día del delantero turco. Williams estuvo a punto de romper el partido, mas su disparo fue detenido por Masip. Y tras esta ocasión, fue Sandro el que, tras buenos recortes, alcanzó el vértice del área para sacar un potente disparo que, por fin, superó a Unai Simón.

El Athletic sigue de dulce en PucelaEl Athletic sigue de dulce en Pucela - Foto: R. García

Pero esta situación, lejos de espolear a los vallisoletanos, les hizo relajarse, sobre todo en defensa, donde el Athletic encontró varias lagunas. Y lógicamente no las perdonó: los fallos de cesión de Salisu a Masip derivaron en otro gol de Williams, y se añadió otro más, tras un balón muerto dentro del área que empujó Córdoba para establecer el definitivo 1-4.