scorecardresearch

Contra todos

Agencias-SPC
-

Abascal planta cara al Gobierno, al PP y a los medios, al tiempo que lanza su 'anti Agenda 2030': penalizará el aborto, echará a los 'sin papeles' y apostará por la España tradicional

El político vasco protagonizó el acto central del evento ‘Viva 21’ que Vox ha celebrado durante el fin de semana en la capital. - Foto: David Fernández

Ideada, y ejecutada, como una fiesta popular, mucho más cercana las ferias locales que a las convenciones políticas, Viva 21, la gran cita de Vox, se cerró ayer con la parte más ideológica del fin de semana. En silencio ya las músicas tradicionales (desde gaiteros hasta joteros pasando por cornetas y tambores) y cerradas las atracciones infantiles (también hubo fuegos artificiales, quema de una falla y desfiles de Moros y Cristianos, entre otros muchos eventos tradicionales), el protagonista de la jornada fue el líder del partido, Santiago Abascal, quien desgranó la anti Agenda 2030 de la formación, una hoja de ruta que se podría calificar incluso de antisistema, pues reniega, precisamente, de todos los caminos marcados por el sistema, como la globalización, el feminismo o la ecología. «Esa es la agenda de comunistas, socialistas, progres y flojos que quiere promover la inmigración masiva, la ideología de género, la religión climática y un multiculturalismo fracasado, prohibiendo nuestra cultura, arrancando raíces y silenciando la historia», subrayó el dirigente vasco ante las miles de personas que seguían su discurso. Frente a esto, Vox selló su compromiso con la patria, la familia, la tradición, el mundo rural y el freno a la inmigración.

 

Ruptura total

Animado, quizá, por la exhibición de músculo de su partido -la organización calcula que más de 20.000 personas han pasado durante el fin de semana por el recinto ubicado en IFEMA-, el líder de Vox arremetió contra todo y contra todos, con especial dureza al referirse al PP, la formación con la que comparte pactos autonómicos y locales. «Son unos grises», apuntó de los populares, a los que acuso de querer llegar a la Moncloa para mantener la misma «ideología progre». Por ello, Abascal considera que Pablo Casado no llegará a «ningún Gobierno» porque a los españoles «no se les puede mentir», diciendo que van a derogar leyes cuando no lo hacen, ni lo han hecho, en los Parlamentos donde tienen la mayoría de escaños.
También hubo críticas para el Ejecutivo de Pedro Sánchez y sus «obsesiones por remover tumbas, su obsesión por la muerte violenta y el poco aprecio por los indefensos y las personas que sufren en los momentos finales de su vida». «Son el Gobierno de la ruina y de las tumbas, del rencor y de la rabia», enfatizó.
No se libraron tampoco los medios de comunicación, a los que acusó de actuar al servicio del PP y del PSOE silenciando, entre otras cosas, la cita de Vox en Madrid.