Las sanciones a bares por cerrar tarde caen a 76 en 2019

I.E.
-

Es un nuevo descenso. Además, la Junta decretó 6 órdenes temporales de clausura, cuando en 2018 tramitó cerca de una treintena

Las sanciones a bares por cerrar tarde caen a 76 en 2019 - Foto: Alberto Rodrigo

El número de expedientes sancionadores que abre la Junta de Castilla y León por el incumplimiento del horario de cierre de locales hosteleros sigue cayendo. El pasado año la Delegación Territorial tramitó 76 denuncias, cuando en 2018 se habían registrado 87, lo que representa una disminución porcentual del 12%.

Se trata de un nuevo descenso después de que la actividad sancionadora de la Junta batiera récords en los años 2016 y 2017, cuando fueron incoados un total de 330 expedientes. Desde la propia Delegación argumentan que una causa de la caída "puede obedecer" al especial celo que puso la Administración en el bienio mencionado para que los establecimientos "se tomaran en serio" la Ley 7/2006 de espectáculos públicos y actividades recreativas de Castilla y León. Es decir, que muchos empresarios tomaron nota y "no han vuelto a incumplir".

Otro de los motivos del descenso de sanciones puede tener que ver con el descontento que reina den la Policía Local por el hecho de que la Nacional dejara de controlar el horario de cierre de los bares de copas en Burgos capital. Lo cierto es que los agentes municipales siguen vigilantes, pero el déficit de plantilla tampoco ha contribuido demasiado a que se dediquen de pleno a esta tarea.

La normativa -la Ley 7/2006 de espectáculos públicos y actividades recreativas de Castilla y León  contempla sanciones económicas para los bares que se saltan a la torera la hora tope de cierre, que van desde los 601 euros hasta los 30.000. La mayoría de las multas, según explican desde la sección de Interior de la Delegación Territorial, se imponen en su límite mínimo y las de mayor cuantía el pasado año no superó los 3.300 euros.

Las mismas fuentes admiten que la Ley "está para cumplirla", pero matizan que hay que aplicarla "con criterios de proporcionalidad". Este mismo argumento utiliza la Delegación para justificar que normalmente decrete las órdenes de clausura por un periodo corto (cuatro días, de jueves a domingo). La norma autonómica permite el cese de una actividad hasta por un año.