Las mujeres maltratadas recibirán una atención «personalizada»

SPC / Burgos
-

La Junta y el Tribunal Superior de Justicia firman un protocolo sobre violencia de género para reforzar su coordinación e intercambiar información de manera ágil, inmediata y eficaz

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ), José Luis Concepción, firmaron ayer un protocolo de actuación conjunta que da un nuevo paso en la implantación del modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ de atención integral a las víctimas.
De esta forma, gracias al acuerdo se facilitará un intercambio de información «ágil, inmediata y eficaz» que permitirá prestar una atención especializada y personalizada a las víctimas de violencia de género en función de sus necesidades. Así, jueces y letrados podrán acceder a los informes de valoración de los Servicios Sociales, a la historia social de las víctimas y a toda la información sobre recursos, ayudas y prestaciones de Castilla y León.
Al mismo tiempo, el TSJ optimizará la comunicación de las resoluciones judiciales, especialmente la notificación de las órdenes de protección de las víctimas de violencia de género, a los puntos de coordinación de los Servicios Sociales, que hasta ahora era un único punto centralizado y pasan a ser nueve, uno en cada delegación territorial.
García subrayó que esta descentralización logrará «más agilidad, inmediatez y fluidez en el intercambio de información entre los profesionales de Justicia y de las corporaciones locales implicadas». Por su parte, Concepción reiteró el mensaje de «tolerancia cero con la violencia de género» y deseó que «esta lacra desaparezca de nuestras vidas».
Así, el TSJ adaptará la aplicación informática del Sistema de Registros Administrativos de Apoyo a la Administración de Justicia (Siraj) para notificar telemáticamente las órdenes de protección a los puntos de coordinación de las gerencias territoriales de Servicios Sociales, para uso exclusivo por profesionales que trabajan en violencia de género, y difundirá los instrumentos del modelo de atención integral entre los profesionales de la Administración de Justicia, según informa Ical.
Un modelo integral. El modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ para la atención a las víctimas de violencia de género de Castilla y León plantea un enfoque de trabajo coordinado y dirigido a prestar una atención integral e individualizada a cada afectada, de forma que se garantice su seguridad y su autonomía, junto con sus hijos y otras personas que dependan de ella para conseguir su integración social y la vuelta a la vida normalizada.
La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades destinará este año más de cuatro millones para seguir la implantación de este modelo, que contempla un abanico de recursos y prestaciones a disposición de las mujeres y menores que sufren esta violencia.
Tras la firma del protocolo con el TSJ, Familia pondrá en marcha en los próximos meses diversas herramientas, documentos y guías, así como un plan de formación para 600 profesionales y la implantación progresiva de la figura del coordinador de caso, entre otras.



Las más vistas