La plantilla de Vesuvius firma el cierre de la planta

R.C.G.
-

La empresa se compromete a trabajar de forma conjunta con las administraciones para encontrar un comprador para sus plantas con el objetivo de que los despedidos puedan recolocarse en un futuro

La plantilla de Vesuvius firma el cierre de la planta

Los trabajadores de Vesuvius han aceptado la última propuesta de la empresa. Tras apurar el plazo de negociación hasta el final, ayer decidieron de forma casi unánime firmar la oferta de la multinacional, que supone el despido de todos los empleados de la planta de Miranda y de casi un centenar en Langreo, quienes cobrarán la indemnización máxima prevista para los despidos improcedentes. Solo conservarán su puesto 19 personas que realizan trabajo de oficina y de supervisión en fábricas externas, mientras que los mayores de 57 años podrán acogerse a la prejubilación.

"Esto no es el final, sino un punto y seguido", aseguran los representantes sindicales en alusión a que como contrapartida, el acuerdo incluye un plan de reindustrialización con el objetivo de encontrar una empresa que quiera comprar las instalaciones para que los afectados por la marcha de Vesuvius puedan recuperar su empleo en un futuro no muy lejano. En este sentido a los despedidos en Miranda les han asegurado que para la nave ubicada en Bayas ya se ha sondeado a un grupo inversor aunque de momento no han trascendido más datos sobre la actividad a la que se dedica.

El plan de reindustrialización será gestionado por Lee Heecht Harrison, líder en este tipo de programas, aunque en la mesa técnica para dar forma a todas las alternativas se sentarán representantes de Vesuvius, del comité de empresa, del Ministerio de Industria y las administraciones regionales y locales. Entre todas las partes se tratará de buscar una salida para que no se pierda tejido industrial. "Si piensan que se han librado de un problema con la firma este acuerdo se equivocan porque vamos a seguir con las movilizaciones. Ahora queremos que todas las manifestaciones de apoyo de los últimos días se traduzcan en compromisos reales y que no hayan sido solo palmaditas en la espalda", aseguran los portavoces de la plantilla.

Por eso los tres trabajadores encerrados en la catedral de Oviedo mantendrán su medida de fuerza hasta que se produzcan avances y la mesa técnica quede debidamente conformada.

 

INDEFENSOS LEGALMENTE 

A pesar de que los trabajadores de Vesuvius han intentado durante el último mes todas las opciones para evitar el cierre, al final han tenido que aceptar el cese de la actividad en ambas plantas. La postura inmovilista de la empresa, que ha rechazado todas las propuestas que se le han ido planteando, les dejaba en manos de la Justicia como último recurso.

Sin embargo la opción de que las autoridades laborales echaran atrás el ERE no estaba claras. "La legislación laboral y la última reforma, que permite que empresas con beneficios se lleven al producción a otro país de un día para otro, genera una sensación de indefensión total", apuntan desde el comité de empresa, sin ocultar la "rabia" por haber tenido que acabar aceptando el cierre ante la posibilidad, más que probable, de que el expediente fuera validado y por lo tanto los trabajadores se quedarán en la calle en peores condiciones que las que ayer se firmaron


Las más vistas