scorecardresearch

La mitad de los pisos del Orfeón Arandino están okupados

L.N.
-

Fuentes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente indican que en estos momentos habría 107 familias residiendo en este edificio, en el que la Junta no tiene previsto acometer más actuaciones

La mitad de los pisos del Orfeón Arandino están okupados - Foto: Luis López Araico

La eliminación de las conexiones fraudulentas tras adecuar toda la instalación eléctrica en el Orfeón Arandino, compuesto por 116 viviendas, ha permitido a la Junta de Castilla y León concretar en qué situación se encuentra este edificio. Desde la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente detallan que "en unas 62 viviendas las personas residentes no coinciden con los titulares de los contratos de arrendamiento iniciales", lo que implica que más de la mitad de los pisos estarían okupados. 

Una cifra que hace poco más de un año la administración regional desconocía. Fuentes oficiales indicaron a este periódico que no contaban con el dato exacto, aunque sí que apuntaron que en el edificio, cuyo propietario es la Junta de Castilla y León, había "viviendas tapiadas y viviendas okupadas". 

Ahora, tomando como base las visitas que se efectuaron al Orfeón Arandino con motivo de la obra de instalación eléctrica y la información que les ha facilitado Iberdrola relativa a los contratos efectuados a finales de 2020, una vez que se eliminaron los enganches que se habían hecho de manera ilegal para dotar de corriente eléctrica a viviendas que no contaban con ese suministro al estar deshabitadas, en la Dirección General de Vivienda calculan que habría 107 familias residiendo en el edificio. 

Las labores de puesta al día del Orfeón Arandino en lo que se refiere a suministro eléctrico terminaron a finales de 2020. Se retiró el cableado antiguo, además de los citados enganches, para adaptar toda la instalación eléctrica al Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión. Completados estos trabajos, se entregaron a los ocupantes de las viviendas los nuevos boletines electrónicos, tras lo cual han ido dando de alta el suministro cada uno en su casa. Después de esta actuación, que supuso una inversión cercana a los 30.000 euros a cargo del Servicio Territorial de Fomento en Burgos, la Junta no tiene previsto acometer más reparaciones próximamente.

En su día, fuentes de la administración regional dejaron claro que esos enganches "no tienen cabida una vez se ha procedido a regularizar la situación con las nuevas contrataciones de suministro eléctrico y que, además, suponen un riesgo para dichas familias". Ahora, a la pregunta de si se ha respetado la nueva instalación o si por el contrario se ha vuelto a las andadas, fuentes oficiales sostienen que "no existen indicios para pensar que no se mantengan las condiciones de seguridad que se adoptaron en el edificio a finales de 2020". 

Ya en mayo del año pasado, la directora general de Vivienda, María Pardo, dejó claro en una visita a Aranda (por otra cuestión) que la Junta había invertido 500.000 euros en el Orfeón "pero los inquilinos arrancan todo lo que ponemos". En esta línea, agregó: "Son inversiones que inmediatamente se tiran a la basura (...) Las administraciones no pueden estar toda la vida supliendo la falta de adaptación de ciertas familias al mundo civilizado. Para eso no estamos". 

Pardo insistió en que para invertir en el Orfeón Arandino se necesita "un cambio de tendencia por parte de los inquilinos" y admitió que la situación en el inmueble les "desborda por completo". 

Otros arreglos. Al margen de la eliminación de los enganches irregulares al tendido, la Junta ha realizado arreglos de urgencia desde el año 2014, aunque ninguno con anterioridad a esta fecha a pesar de que el edificio data de 1986. 

La inversión global supera los 654.000 euros en trabajos en el semisótano, los patios, la fachada la o cubierta. También se actuó en la fachada sur tras producirse un abombamiento que corría el riesgo de provocar un derrumbe.