Herrera defiende la unidad de España frente a las críticas

Santiago González
-
El portavoz de Podemos, Pablo Fernández, muestra una bandera de España mientras intervenía el presidente Herrera - Foto: Ical

El presidente de la Junta justifica su presencia en la manifestación de Colón «a título personal» ante las críticas de «radicalismo» de Tudanca y «patriota de pacotilla» de Pablo Fernández

La sesión de control a la Junta se convirtió ayer en escenario de un debate político entre Gobierno y oposición, principalmente Partido Socialista y Podemos, sobre la manifestación de Colón celebrada el pasado domingo 10 de febrero. Los portavoces de ambos grupos utilizaron su pregunta al presidente autonómico, Juan Vicente Herrera, para criticar el «uso partidista de las instituciones» -como decía el socialista Luis Tudanca- o demandar si con ello «se solucionan los problemas de la Comunidad» -como expresó Pablo Fernández-.
Herrera rechazó los reproches por acudir a la manifestación en Madrid, a la acudió «en nombre propio, y no con fines partidistas, para defender la unidad de España y pedir elecciones generales», desde su compromiso constitucional y con el autonomismo.
Tudanca, que fue el primero en abrir ‘fuego’, pidió al presidente que no se deje llevar por «cantos de sirena» que lo conducen a las «rocas», mientras que el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, lo acusó de ser un «patriota de pacotilla», tras exhibir una bandera española y envolverse en ella mientras intervenía Herrera.
El dirigente socialista criticó que el presidente acudiera a una movilización de la «ultraderecha» y le recriminó no dedicarse a lo de «todos», pues insistió en que Castilla y León necesita un «gobierno a pleno rendimiento».
Defensa compartida

A pesar de las discrepancias, tanto Herrera como Tudanca aseguraron compartir la defensa de la unidad de España. El presidente de la Junta, no obstante, aseguró que «nunca» le habían reprochado que acudiera a actos de su partido, como hacen otros dirigentes autonómicos y alcaldes de ciudades importantes de la Comunidad, y menos a una manifestación «irreprochable» en las formas y en el contenido.
Herrera insistió en que no hizo «política partidista», sino que estuvo allí para expresar un sentimiento y ejercer un derecho reconocido en la Constitución desde su «compromiso constitucional y autonómico». «Es inútil que intente presentarme como un extremista un ultra, no lo he sido y no lo soy, siempre he buscado diálogo y he sido una persona leal», insistió.
De este modo, recordó a Tudanca que para hablar de usos partidistas hay que ser «crítico» con uno mismo, un punto en el que se refirió al «primer mitin de campaña» del presidente, Pedro Sánchez, al anunciar la convocatoria de elecciones, o al «uso partidista» por parte del Gobierno del CIS, de RTVE o de la Abogacía del Estado. 
Tras este debate, Pablo Fernández volvió a la carga explicando que la manifestación era «legítima», pero también «partidista», por lo que insistió en que haga política para todos y no solo para su partido. El portavoz ‘morado’ acabó acusando a Herrera de haber convertido en un «lacayo de la extrema derecha», puesto que ha «doblegado la cerviz ante los hijos putativos de Aznar».
En el cara a cara, el presidente de la Junta afeó a Tudanca que calificara de «anécdota» la figura del relator y los 21 puntos planteados por Quim Torra, pero sobre todo recriminó duramente a Fernández que «no creen en la unidad de España» y le recordó quienes han sido sus «aliados», con quienes se han «paseado» y a quienes han visitado en las cárceles, así como las protestas que roderaron el Congreso, el Tribunal Supremo o el parlamento andaluz.
al grupo mixto. Herrera también sacó a relucir las críticas a la actuación de Pedro Sánchez por parte de históricos socialistas como Felipe González, Alfonso Guerra y varios presidentes autonómicos, mientras que al portavoz de Podemos le auguró que «la matraca del odio y el rencor» le situará en la próxima legislatura en el Grupo Mixto porque la «gente corriente» está con la Constitución y la unidad de España, «por mucho que se envuelva con la bandera española al estilo Sergio Ramos».
Tudanca contrapuso su participación en manifestaciones en defensa de la sanidad, los trabajadores o la igualdad, frente a las llamadas a manifestarse contra el Gobierno de España por parte de la portavoz Milagros Marcos.
Finalmente, el portavoz de Podemos respondió a Herrera que España se rompe con la pobreza, la precariedad o los desequilibrios entre el medio rural y el urbano. Por ello, censuró que el presidente no acudiera a manifestaciones en defensa de la sanidad, la educación, los agricultores y los autónomos. Así, recalcó que más que constitucionalistas, los dirigentes del PP son «antisistemas» por no respetar la Carta Magna, en alusión a una reciente sentencia.