scorecardresearch

Seis años de cárcel para el gerente de un club de Aranda

EP
-

La Audiencia de Valladolid impone la misma pena a otro de los detenidos, que es vecino de Fuentespina. Quedan absueltos de pertenencia a grupo criminal

Seis años de cárcel para el gerente de un club de Aranda - Foto: EP

La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado a penas que suman 70,5 años de prisión a 23 de los 25 acusados de pertenecer a una banda de narcotraficantes, que fue desarticulada en enero de 2020 con detenciones tanto en la provincia vallisoletana, como en Burgos y Cantabria. Entre los encausados se encuentran dos individuos relacionados con la Ribera del Duero. Ambos han sido condenados a seis años y un día de cárcel, así como a pagar una multa que asciende a 103.497 euros. 

Se trata de L.F.C., alias El Gordo, que es propietario del club 'La Rosa' en Aranda de Duero y de un bar restaurante en Logroño, y de D.S.M., vecino de Fuentespina. Según la sentencia de la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia de Valladolid, a la que tuvo acceso Europa Press, se condena a estos dos individuos por un delito de tráfico de drogas, "de las que causan grave daño a la salud, y en cantidad de notoria importancia". 

No obstante, tanto el gerente del club de alterne como el vecino de Fuentespina han quedado absueltos de pertenencia a grupo criminal. En el caso de D.S.M., para quien la Fiscalía había solicitado nueve años de prisión, se le aplica el agravante de reincidencia y la atenuante de adicción a sustancias estupefacientes. 

"Trabajamos 18 horas". En su testimonio en sede judicial, a finales de noviembre, El Gordo negó dedicarse a la venta de drogas, asegurando que vive de sus negocios del sector hostelero. "La policía dice que tengo un nivel de vida que no se corresponde con mi actividad, pero tanto yo como mi esposa trabajamos 18 horas porque nos levantamos bien pronto y nos metemos en la cama bien tarde, algo que no hacen muchos otros", aseguró. 

En dicho interrogatorio, se intentó esclarecer su relación con el vecino de Fuentespina que también estaba acusado. Defendió que sólo es un cliente de su club y que le estaba ayudando a vender un número de lotería a comisión. Explicó que lo llevaba vendiendo, íntegro, desde hace 5 años, pero que le faltaba por vender una parte. De ahí que pidiera colaboración a D.S.M. "Es la única conversación de dinero que hemos tenido entre nosotros", declaró El Gordo, a quien la Fiscalía pedía 8 años de cárcel. 

Una versión que corroboró el propio D.S.M., que se limitó a contestar únicamente a las preguntas de su abogada, declarándose como consumidor de drogas. "Primero con unos porros y luego con anfetaminas hasta acabar en la cocaína", de la que aseguró que consume entre uno o dos gramos diarios.