El comercio online, entre los sectores con más denuncias

H.J.
-

La telefonía acapara la mayoría mientras que el inmobiliario desaparece de los primeros puestos

El comercio online, entre los sectores con más denuncias - Foto: E.G.

Los tiempos están cambiando, ya lo cantaba Bob Dylan. Cada vez lo hacen más rápido, y también en lo referente a los comportamientos de los ciudadanos frente a los organismos que velan por su protección. Por eso el comercio electrónico, un fenómeno reciente pero ya imparable, se ha colado entre los primeros puestos de los sectores que generan más denuncias ante el servicio de Consumo de la Junta de Castilla y León.
Según los datos facilitados por la propia administración autonómica, durante el año 2019 se registraron 345 reclamaciones, cifra que se mantiene estable a lo largo de los últimos ejercicios. Analizando la estadística por áreas, la que provoca más problemas a los clientes es la telefonía, con 50 escritos presentados.
 Le siguen muy de cerca los talleres de reparación de vehículos y concesionarios (45), los supermercados e hipermercados (43), el comercio físico y seguidamente aparecen las ventas a través de páginas web (25). Todavía no están en el podium, pero dado el crecimiento experimentado en los últimos años no sería de extrañar que muy pronto alcanzasen estos puestos tan poco honrosos.
De ellos ha desaparecido el sector inmobiliario, que en los años previos a la crisis económica y al consiguiente pinchazo de la burbuja llegó a ser la principal fuente de denuncias. El jefe de servicio de Economía de Burgos, Mariano Muñoz, explica que, dependiendo de cada reclamación, se realizan inspecciones físicas a la empresa denunciada o se las escribe en el caso de que no estén presentes en Burgos, y «si procede por que detectemos un incumplimiento de normativa abrimos un expediente sancionador». En cualquier caso, en ocasiones las situaciones más complejas o cuando directamente se detectan comportamientos delictivos acaban ante la Fiscalía o peleándose en el juzgado por parte del consumidor.
Durante el pasado ejercicio se abrieron 65 expedientes sancionadores (también en la misma línea de ejercicios anteriores), pero muchos proceden del control sistemático del mercado o de las campañas puntuales de inspección que pone en marcha la administración por iniciativa propia o derivada de las directrices que se emiten en la Junta o en el Ministerio.
En 2019 se revisaron empresas del mueble, párkings, clínicas dentales, detergentes, productos vegetarianos y veganos, aceite de oliva y hasta funerarias a raíz de un caso de estafa que fue muy sonado en Valladolid. De cara a este 2020 ya saben que reforzarán la vigilancia del comercio online, incluyendo formación específica a los inspectores, porque saben que es el futuro. Para lo bueno y para lo malo.