Relevo en las asociaciones de padres de alumnos

B.G.R.
-

Francisco Javier Sánchez toma el testigo de Fernando Cabrejas. Uno de sus objetivos es acabar con los pagos extras a los centros por material como fotocopias e incluso mantenimiento de dispositivos digitales

Francisco Javier Sánchez - Foto: Alberto Rodrigo

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Burgos (Fampa) renovó ayer su junta directiva, en la que Francisco Javier Sánchez (antiguo vocal de la entidad) ha tomado en relevo en la Presidencia a Fernando Cabrejas. Fue la única candidatura que se presentó y arranca esta nueva etapa con «toda la ilusión» y con varios objetivos por los que trabajar, según las primeras palabras pronunciadas por su nuevo responsable.
Entre estas pretensiones, que fueron objeto de debate durante la asamblea celebrada en el Hotel Ciudad de Burgos, se encuentran los «cobros irregulares» de los centros educativos por gastos corrientes que «no tenemos que asumir las familias». Sánchez aseguró que se están pidiendo «ciertas cantidades anuales» que van desde el pago de  fotocopias u otro material e, incluso, avanzó que se están dando casos que tienen que ver con el mantenimiento de las tencologías de las información (TIC), tales como pantallas digitales o cañones audiovisuales, porque los centros dicen que no pueden asumir ese coste. «Entendemos que son recursos que mejoran la enseñanza», precisó, aludiendo a que las cuantías pueden oscilar entre los cinco y los 25 euros dependiendo del tipo de material que se requiera.
«Parece que las direcciones de los centros o no tienen los medios económicos necesarios, lo cual sería una dejación por parte de la Administración regional, o no están haciendo un buen uso del presupuesto, aunque nos decantamos más por lo primero y demandamos que tengan la suficiente dotación para asumir esos gastos», subrayó el nuevo presidente de la Fampa, avanzando que pedirán una reunión con la Dirección Provincial de Educación para abordar el asunto.
Otra de las cuestiones que preocupan a las familias, según Sánchez, tiene que ver con las plantillas docentes y con el hecho de que este curso, al igual que ha ocurrido en anteriores, comenzara sin haberse cubierto todas las plazas de profesores. «Parece que responde a una posición de ahorro o de esperar al último momento por parte de la Junta», aseguró, reivindicando que en el futuro las clases se inicice «con todos los docentes».
medio rural. De cara a este mandato, se marca como objetivo el de mantener el contacto con las asociaciones de padres burgalesas e impulsar la colaboración entre ellas, sobre todo en el medio rural, a lo que añade fomentar la formación. Su ya antecesor, Fernando Cabrejas, se mostró satisfecho por estos cuatro años al frente de la entidad, con objetivos conseguidos y con otros que se han quedado pendientes como conseguir que el nuevo colegio de Villímar disponga de cocina propia en lugar de servicio cátering, algo en lo que trabajará la nueva Dirección.
En cualquier caso, Cabrejas se queda con la «satisfacción» de trabajar por la mejora de la educación pública y por haber conseguido como agrupación «tener un nombre en Burgos que hay que mantener como organización con personas de cualquier ideología».



Las más vistas