scorecardresearch

Solo 13 personas se suben al Bicibur de pago que se estrenará el próximo lunes

Á. M. / B.G.R. / Burgos
-

Nuevo formato. Para hacer uso del servicio de préstamo de bicicletas hay que depositar una fianza de 50 euros y pagar una tasa de 15 al año

Bancada de préstamos de bicicletas de Santo Domingo de Guzmán (Plaza Mayor). - Foto: DB

Vale que hace frío y vale que el comienzo de año no se distingue por ser el mejor momento para hacer gestiones, pero lo cierto es que el arranque del Bicibur de pago deja un dato asombroso. En las dos primeras semanas del año únicamente 13 personas han solicitado y pagado la nueva tarjeta que habilita a los usuarios a recoger y aparcar las bicicletas del servicio en cualquier de las bancadas repartidas por toda la ciudad.

«Solicitudes ha habido más de un centenar y además son malas fechas para usar la bicicleta, pero en cuanto vuelvan a estar en los puntos de préstamo se irán registrando más altas», explica el concejal de Movilidad, Esteban Rebollo, que confirma el dato de las 13 altas pero matiza que las solicitudes van a mejor ritmo y hacen prever que pronto serán más los ‘abonados’ al préstamo municipal de bicicletas.

En cualquier caso, 13 altas se antoja poco para un servicio que cerró el 2011 con más de 11.000 usuarios y que había crecido exponencialmente desde su puesta en marcha. Quizás tenga algo que ver el hecho de que en 2012 se esté cobrando una tasa por la utilización de 15 euros (que hay que renovar cada año) y se obliga al depósito de una fianza de 50 euros más. En este caso, el de la fianza, el dinero se devuelve cuando el usuario decide darse de baja.

Aprovechando ese cambio y la necesidad de adaptar el software que sirve para gestionar el servicio, Bicibur ha estado fuera de funcionamiento desde el día 1, un periodo que también se ha utilizado para «revisar, arreglar y reponer» todas las bicicletas. Bicicletas que volverán a sus aparcamientos este lunes, tal y como estaba previsto y como asegura Rebollo.

Crecimiento

La aplicación de una tasa anual y de la fianza se justificó en su momento (el de la aprobación de las ordenanzas fiscales) en la necesidad de paliar el coste que tiene el servicio. Lo cierto es que se ha hecho toda vez que Bicibur estaba ya muy asentado entre la población, después de un inicio tímido (subsidiario de los programas de Movilidad auspiciados por Europa de los que Burgos forma parte) y que ahora toca ver qué parte del éxito residía en la gratuidad del préstamo.

La nueva tarjeta es la tercera que se expide después de inaugurarse con una acreditación exclusiva para el servicio y de operar después con una tarjeta ‘fusionada’ con la de Autobuses Urbanos. El año pasado registró un aumento espectacular de clientes que quedó patente en el número de préstamos. Fueron 5.260 solo en el primer trimestre del año (el peor por la climatología).

Bicibur nació en el año 2006 con apenas un puñado de bicicletas y con problemas de vandalismo. Se mejoró la seguridad, se extendió su uso y ahora cuenta con 120 bicicletas en 17 bancadas. Las últimas, el MEH y La Isla.