El arreglo del párking de la Plaza Mayor se eterniza

H.J.
-

La concesionaria anunció en 2018 el repintado y la mejora de iluminación en este subterráneo que apenas se ha renovado en 15 años y que ahora gestiona un fondo de inversión

El arreglo del párking de la Plaza Mayor se eterniza - Foto: Patricia González

El pasado mes de diciembre, el párking de la Plaza Mayor cumplió 15 años. No su obra original, que data de 1975, sino la ampliación ejecutada entre los mandatos de los alcaldes Ángel Olivares y Juan Carlos Aparicio, que permitió su crecimiento bajo rasante a través de la plaza de Santo Domingo.
En aquel 2004 y pese a los condicionantes que implicaban la estrechez de los túneles y la baja altura de los dos sótanos quedó un aparcamiento resultón. Nuevo, recién pintado, bien iluminado y perfectamente situado en el corazón del centro histórico. Tres lustros después, sin embargo, su aspecto está muy lejos de ser idílico. Hay muchos tubos de luz que o bien no funcionan o no lucen, trozos del pavimento y de las paredes desconchados, restos de manchas o humedad en las paredes y para colmo las plazas se han quedado demasiado estrechas para los nuevos coches que cada vez son más grandes.
En teoría, la situación debía haber cambiado hace un año y medio, cuando la Plaza Mayor volvió a estar en obras por enésima vez y se renovó el pavimento. En abril de 2018 la empresa concesionaria, Aparcamientos y Finanzas, comentó su intención de aplicar un lavado de cara general para modernizarse, aprovechando que debía cambiar uno de los ascensores. Pero el tiempo ha pasado y apenas se han hecho mínimos retoques puesto que de por medio ha habido un cambio en la gestión de esta dotación.
Ahora está en manos de la empresa APK2, que a su vez pertenece al fondo Firmum Capital, especializado en el sector y que lleva aparcamientos en otras capitales españolas como Madrid, Barcelona, Sevilla, Granada, Vitoria, Murcia, Pontevedra, Segovia o Almería.

150.000 euros de inversión. Tras la llegada de la nueva empresa se sustituyó el mencionado ascensor, se han colocado máquinas de pago, se ha renovado y ampliado parte de la iluminación o los sistemas anti incendios, todo ello por un valor de 120.000 euros según informan desde APK2, donde también destacan la implementación de pago mediante una aplicación móvil que evita tener que pasar por el cajero y que por tanto agiliza las entradas y salidas de los usuarios.
Fuentes de la empresa comentan que todavía falta la renovación de «todos los paramentos verticales y señalización del aparcamiento», unas actuaciones valoradas por ellos mismos en 30.000 euros, y en teoría estos trabajos debieran ejecutarse en los próximos meses. Es básicamente una cuestión de imagen del propio aparcamiento y de la ciudad, ya que es el garaje más demandado por turistas y vecinos debido a su ubicación y pese a que es más caro que el párking del MEH, más moderno y cómodo para los vehículos.
Aunque vayan a hacer un gran esfuerzo económico en la renovación, los nuevos gestores todavía tienen tiempo para amortizarlo puesto que la concesión no caduca hasta el 31 de diciembre de 2035, después de que por parte del Ayuntamiento se hayan concedido varias prórrogas del contrato original en las sucesivas obra s y ampliaciones.