Rectificado sobre la bocina

Sara Borondo
-

El simulador de baloncesto innova poco, pero sigue siendo un gran juego

Rectificado sobre la bocina

2020 está resultando un año inusual en múltiples aspectos. En los videojuegos el terremoto llega de la mano del hardware; a finales de año salen a la venta nuevos modelos de consolas: Xbox Series X y Xbox Series S por parte de Microfsoft y PlayStation 5 por la de Sony, que saldrán ambas antes de la campaña de Navidad. En las series anuales de videojuegos esto supone un gran esfuerzo por los estudios para llegar a todas las versiones de la actual generación y de la siguiente, de ahí que algunos hayan optado por centrar los esfuerzos en Xbox Series X|S y PlayStation 5 y lanzar ahora una versión conservadora para las consolas actuales.
2K parece que ha optado por esta opción y ha introducido en NBA 2K21 cambios menores y sutiles. También es cierto que el estudio Visual Concepts partía sin rival en el terreno de los simuladores de baloncesto y tenía acostumbrados a sus seguidores a subir todos los años el listón un poco más, a crear un espectáculo más real y emocionante. Cada nueva edición traía sorpresas que aumentaban la diversión y en las últimas ediciones animaban al jugador a iniciar el camino hacia el anillo de la NBA comenzando en un modesto instituto. La fórmula estaba tan lograda que, como mucho, solo era necesario retocar algún detalle. 
Visual Concepts arriesga siempre con alguna innovación y casi siempre le sale bien la jugada. En este caso no ha sido así con el cambio en el sistema de lanzamiento. Hasta ahora se podía elegir hacerlo con un botón o con el stick pero para quienes optasen por esta última opción el estudio había decidido en la edición de este año implementar un sistema con Pro Stick que consistía en colocar con el stick  la barra en una zona determinada y luego afinar el lanzamiento. Este método  no gustó nada a los jugadores tradicionales, que  se volvían locos intentando entender el sistema y los menos expertos desistían pronto de intentarlo. 
El estudio reaccionó con rapidez e introdujo un parche poco después del lanzamiento para modificar el lanzamiento, de firma que el indicador de tiro lo determina la velocidad a la hora de desviar el Pro Stick al comenzar el tiro. No es una solución intuitiva pero minimiza el problema. La solución más cómoda, no obstante, es utilizar para tirar el botón en lugar del stick. 
El protagonista del modo Mi Carrera es este año Junior, un joven que entra en el mundo del baloncesto siguiendo los pasos de su padre. El Barrio, que aglutina un mundo online que se ha reforzado para potenciar la competición, cambia solo la ambientación respecto al año pasado y salta a Los Ángeles.
Además del incómodo cambio en el tiro hay una novedad que sí consigue que el juego gane atractivo; el año pasado hubo 12 equipos de la WNBA (la competición profesional femenina de EEUU), con animaciones propias y jugabilidad más adecuada a las mujeres, y en esta ocasión se puede disputar con esos equipos temporadas completas y playoffs.
NBA 2K21 no ha conseguido convencer con el intento de dar a los jugadores mayor control sobre los lanzamientos, pero supo rectificar y ha apostado por la continuidad en muchos aspectos, lo que quiere decir que la versión de este año es de calidad similar al del año pasado; es decir, excelente. El juego está ya a la venta en la generación actual de consolas y PC y más adelante saldrá la versión para la nueva generación de consolas.