El Gobierno evita dar fechas para 3 tramos de la A-73

H.J.
-

No concreta avances en su respuesta a diputados del PP cántabro que solicitaron plazos exactos para la futura autovía Burgos-Aguilar

Trabajos en las inmediaciones de Pedrosa de Valdelucio, el pasado verano, cuando se supone que debía acabar la obra de la única parte que está en construcción. - Foto: Luis López Araico

Los diputados Elena Castillo y Diego Movellán, ambos del Partido Popular y elegidos por Cantabria para el Congreso, han perdido el tiempo preguntando al Gobierno central por los plazos de la futura autovía A-73, la que debería haber conectado ya Burgos con Aguilar de Campoo y cuya ejecución seguirá siendo una incógnita.
El día 26 de febrero registraron una pregunta escrita ante las Cortes en la que solicitaban la fecha de inicio de las obras de cuatro tramos totalmente atascados de esta infraestructura. En concreto, se referían al Aguilar de Campoo-Báscones de Valdivia (parado tras descartarse un túnel previsto en el proyecto inicial), al Pedrosa de Valdelucio-Santa Cruz del Tozo, al Santa Cruz-Montorio y al Montorio-Quintanaortuño.
Justo un mes después, el 26 de marzo, se emitió la respuesta y en ella, lamentablemente para el interés de los diputados cántabros y también de la sociedad burgalesa, no se ofrece ninguna novedad y se evita concretar sobre lo que se preguntaba. 
Dice el Gobierno en ella que «el tramo Quintanaortuño-Montorio está en fase de redacción del proyecto de construcción», algo que ya era conocido, «tras haberse sometido en 2019 a información pública a efectos de expropiaciones». Y posteriormente añade que los otros tres tramos «cuentan con orden de estudio y requieren contratar los servicios necesarios para actualizar los proyectos a la normativa vigente». Es decir, nada nuevo bajo el sol.
Así las cosas, solamente el Báscones-Pedrosa (que corresponde al límite entre las provincias de Burgos y Cantabria) continúa en obras, aunque el avance de los trabajos está mucho más retrasado de lo previsto puesto que deberían haber concluido el verano pasado y en marzo rondaban el 50% de ejecución.
Y ENCIMA sin presupuestos. El resto del trazado tenía depositadas sus esperanzas en unos Presupuestos Generales del Estado que debían dotar de soporte económico primero sus proyectos y luego sus obras, pero la realidad con la crisis del coronavirus es que el Estado ya ha renunciado a presentar unas nuevas cuentas. Por tanto, esta infraestructura vital para la comunicación rápida del noroeste burgalés con la montaña palentina y con Cantabria seguirá condenada a tener partidas casi testimoniales, incapaces de hacerla avanzar de forma real y simplemente destinadas a solventar las fases de proyecto.