scorecardresearch

Castrillo de la Reina exige agua potable desde Castrovido

B.A.
-

El Ayuntamiento ha presentado ya su proyecto, que consiste en captar agua de la zona de la presa de Los Vados y conducirla dos kilómetros hasta sus manantiales, a la Junta, que estudia esa opción para Salas de los Infantes

El pantano de Castrovido acaba de comenzar la fase de puesta en carga. - Foto: Alberto Rodrigo

La Junta de Castilla y León estudiará la viabilidad de abastecer de agua potable a Salas de los Infantes desde la presa de Castrovido. Una solución que también demandan desde el Ayuntamiento de Castrillo de la Reina, como explica su alcalde, Galo Contreras. «El problema de suministro no es único de Salas, le tenemos mucho pueblos», asegura el regidor, que confiesa que van a exigir a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD)una alternativa para poder recibir parte del agua retenida en el embalse y solventar así las dificultades que tienen de suministro, sobretodo en verano. «Ya que nos han construido un pantano aquí al lado, al menos que nos compensen de alguna forma, que tengamos algún tipo de beneficio», apunta. 

Su propuesta ya está desde hace un tiempo en la Junta de Castilla y León, «pero parece que hay que insistir más para que hagan caso», lamenta el alcalde de Castrillo, que explica que su planteamiento consistiría en conducir el agua desde la zona donde se encuentra la presa de Los Vados hasta donde existen las captaciones actuales de agua de Castrillo, lo que supondría algo menos de dos kilómetros de tuberías. 

Con esta medida que demandan desde el consistorio castrillense a la CHD se solventaría el inconveniente del abastecimiento principalmente durante agosto. «De septiembre a mayo no nos falta agua, pero el problema llega con el verano y el aumento de la población. Para poder dar servicio a toda la gente que viene en la actualidad tenemos que poner en funcionamiento un sondeo, y eso es un gasto extra para el Ayuntamiento, sobre todo de luz», explica el alcalde para dar a entender por qué reclaman esta solución a la Confederación. 

El alcalde considera que la otra posibilidad que se baraja, la de abastecer a la localidad desde el nuevo depósito de Costana, en Salas de los Infantes, el que la Junta está proyectando, es más complicada. «La opción más sencilla es de la coger el agua de la zona de Los Vados, porque está muy cerca de nuestros manantiales y supondría menos obras», relata. 

No solo el agua potable preocupa a Galo Contreras, sino también el que hay que depurar por obligación al verter al río Arlanza por encima de la presa. Según explica, la propuesta tanto para Castrillo como para Hacinas es conducir sus aguas hasta la estación de Salas. «Nadie nos ha informado, lo que sé es lo que he visto por internet. Pretenden construir una tubería desde Castrillo paralela a las vías del tren y enlazarla con la de Salas a la altura de donde se encuentra la fábrica Kronospan. Se supone que a partir de entonces tendríamos que pagar una cantidad en concepto de mantenimiento de esa depuradora, lo que supone un gasto que antes no teníamos», apunta el alcalde, quien cree que con una estación depuradora más pequeña en Castrillo les hubiera valido. 

Baño y paso de Los Vados. También respecto al pantano de Castrovido, y como ya hiciera Hacinas, Castrillo de la Reina subraya el problema que encuentran en la presa de Los Vados, relativo al ancho de la calzada de paso sobre el azud. «Si hay un incendio o una emergencia no puede pasar un camión o una furgoneta más grande de un lado a otro por la estrechez que hay en el tramo de la curva», lamenta Contreras, que asegura que la idea inicial era haberlo hecho más amplio, porque así se aprecia allí sobre el terreno. «Lo hemos hablado a nivel de la Junta de Ledanías y creo que es un tema en el que tendremos que volver a insistir». 

Otro preocupación, relacionada con las competencias de la Junta de Ledanías en cuanto al mantenimiento y gestión del área recreativa y zona de playa de Los Vados, es el control del baño. La presa aún no está llena, pero tiene agua, lo que podría animar a más de uno a darse un chapuzón cuando el calor apriete. «Junto a la presa de Los Vados la CHD sí ha colocado boyas y carteles que prohíben el baño, pero no en la zona de la playa, y es peligroso, porque hay muchos desniveles. Yo creo que también habría que prohibir el baño ahí hasta que esté llena y operativa», concluye.