El juez niega que se haya liquidado el Plan Estratégico

J.M.
-

Un auto afirma que no puede disolverse sin exigir las deudas y el PSOE y el PP discuten sobre quién debe hacerlo

El exgerente del Plan Estratégico, Mario Sanjuán (i.), con el exalcalde Javier Lacalle. - Foto: Valdivielso

Pese a que el anterior Ejecutivo municipal había dado ya por enterrada la Asociación Plan Estratégico tras su intento, sin éxito, de que el Ayuntamiento asumiera todos sus derechos y obligaciones, un auto del Juzgado de lo Social Número 3 que aborda la indemnización a un extrabajador asegura que el Consistorio no es heredero de esa deuda (ni de otras) y que el ente aún no se ha extinguido. Una situación que parece abocar a un tortuoso camino de pleitos judiciales porque hay aún muchos aspectos que no se han terminado de aclarar y nadie en este momento parece dispuesto a asumir las riendas. El actual equipo de Gobierno afirma que es a la comisión liquidadora que se formó en su día, con el exalcalde Javier Lacalle a la cabeza, a la que le corresponde la tarea de finiquitar el Plan (aseguran que así se lo han trasladado los servicios jurídicos) y en el PP defienden que el Plan ya desapareció, que falta solo pagar y que, en todo caso, debe ser el actual regidor,Daniel de la Rosa, el que resuelva el problema.
En el auto, que viene motivado por una petición de un extrabajador para que el Consistorio  se haga cargo de la indemnización que le debía de pagar el Plan Estratégico (más de 42.000 euros reconocidos por sentencia), se defiende que por el hecho de que el Consistorio «haya venido haciendo aportaciones económicas a la Asociación, al igual que han hecho otras entidades, no implica que dependiera del Ayuntamiento, ni que tuviera control efectivo sobre la misma, pues tenía personalidad jurídica propia». Lo que implica que no tiene que hacerse responsable de esa deuda.
Se añade también que «el hecho de que la junta directiva» del Plan Estratégico considerara en su día «que el Ayuntamiento debe subrogarse en los derechos y obligaciones de la Asociación, no es motivo para ello si carece de cobertura legal». En otras palabras, resta validez a ese acuerdo.
Cabe recordar que ya el anterior Ejecutivo quiso asumir las deudas del Plan y promovió la aprobación de una modificación de crédito para inyectar algo más de 200.000 euros y pagar a proveedores. Pero el PP se quedó solo y en el Pleno no consiguió que ningún otro partido votara a favor.
A esta situación se suma que, en contra de lo que sostenía el anterior Ejecutivo,  el área de Intervención del Ayuntamiento emitió un informe a finales de mayo del año pasado en el que se asegura, de manera tajante, que «no existe en la contabilidad municipal obligaciones pendientes de pago por aportaciones a la Asociación Plan Estratégico Ciudad de Burgos». Y es con esta valoración con la que se queda el actual Ejecutivo y no con la relación de deudores que se aportó desde el ente para cifrar en alrededor de un millón de euros el dinero que se le debía y que en la Casa Consistorial no solo no se comparte sino que tampoco saben muy bien de dónde vienen.