scorecardresearch

600.000 euros para un muro que proteja el talud de Pisones

C.M.
-

El área de Vías Públicas solicita que se haga por un procedimiento de emergencia. Previamente será necesario contratar la redacción del proyecto

Los bomberos tuvieron que apuntalar el muro el pasado día 11 debido al deslizamientos del terreno. - Foto: Patricia

Los bomberos tuvieron que apuntalar el muro que separa las casas del final del paseo de Los Pisones de la carretera de Cardeñadijo el pasado día 11 debido al deslizamiento del terreno y ello ha encendido todas las alarmas en el Ayuntamiento. Apuntalaron la zona con elementos de madera como medida provisional y cortaron el vial en el que se apoya, que da servicio a la parte superior. 

El área de Vías Públicas ha solicitado la contratación, mediante un procedimiento de emergencia, de la construcción de un muro que proteja los taludes. El coste estimado rondará los 600.000 euro aunque la cantidad definitiva  la determinará el proyecto cuya redacción también se sacará a licitación por un importe de 30.000 euros. 

Según señalan los técnicos municipales, la zona más «problemática» es el tramo del talud de tierras que discurre paralelo a la carretera BU-800 desde su cruce a nivel inferior con la BU-11 hasta la altura del número 175, unos 250 metros. La sección de Vías Públicas ya contrató en 2001 la redacción de un proyecto para mejorar la seguridad mediante muros pero nunca se llegó a concluir por parte de la adjudicataria. La empresa incumplió el contrato, lo que dio lugar a la rescisión de mismo pero a día de hoy todavía está pendiente de resolverse. Paralelamente, desde la Gerencia de Fomento nunca se ha llevado a cabo el desarrollo urbanístico de la zona previsto en el PGOU, lo que solucionaría el problema.

El peligro a un posible derrumbamiento pone de manifiesto la necesidad de resolver el problema antes de que se produzcan daños de mayor entidad. De ahí la necesidad de realizar un estudio geotécnico que defina la intervención a llevar a cabo. Ya se ha comprobado que el talud es inestable y hay grietas longitudinales en la parte superior, junto a las casas. 

Además del muro protector, sería necesario reparar toda la urbanización a la que se le han ido poniendo parches pero que presenta un importante deterioro. 

Los vecinos llevan 18 años reclamando el arreglo del firme que está resquebrajado y tiene numerosos hoyos que ponen en peligro no solo el tránsito de los peatones sino también el de los vehículos pero hasta ahora no se les ha escuchado. Para acceder a sus casas deben subir una rampa pero lo peor es la bajada, que da miedo por el desnivel y la dificultad que entraña cuando se llega a la carretera por la falta de visibilidad.