«Me salvaron y tenía una deuda con los Bomberos: gracias»

I.E.
-

Naiara, la joven rescatada entre los escombros de su vivienda, visita el parque un año después de la explosión en la barriada Inmaculada

Justo un año después Naiara hizo una visita a los hombres que la rescataron de entre los escombros de su casa tras la explosión de gas en la vivienda aneja que provocó intencionadamente su propietario. Ya ha transcurrido  un año desde aquel 5 de septiembre en que el barrio de Gamonal se despertaba con el estruendo de un estallido registrado en la barriada Inmaculada, en concreto en el número 46 de la segunda manzana.

En el domicilio de al lado, el número 47, dormían Naiara, su hermana Ariadna y el novio de ésta. Estos dos salieron por su propio pie nada más oír la explosión, pero Naiara quedó sepultada bajo los restos de ladrillo, tejas y cemento. La imagen de la vivienda derrumbada sobre ella no invitaban al optimismo. Pero Naiara salió viva de allí, solo con rasguños, y todo ello gracias a la pericia de los bomberos de Burgos, a quienes ayer agradeció en persona el magnífico trabajo de aquel día. «Tenía una deuda con ellos y pensé que hoy (por ayer), era el mejor día para agradecérselo», apuntó a este periódico.

De su memoria no ha desaparecido ningún detalle de aquel día.   Mientras dormía en su habitación de la primera planta notó «una gran explosión y que todo» se le venía «encima». El techo se desplomó sobre ella al mismo tiempo que perdía el suelo bajo sus pies y quedó tendida en el piso bajo entre un colchón y unas vigas que crearon una burbuja de supervivencia. «No me explico cómo pude quedar así, porque en un principio lo primero que pensé es que no salía de esa», evocaba pocos días después en entrevista con este periódico.

Naiara y su familia se hicieron ayer una foto con los efectivos del parque. Naiara y su familia se hicieron ayer una foto con los efectivos del parque. - Foto: Bomberos de Burgos

Estaba «muy asustada y con mucho miedo», sensaciones que se relajaron en parte en cuanto escuchó  el sonido de su móvil y escuchó al otro lado al subjefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, Julio Estébanez, quien habló con ella hasta que contactaron físicamente con ella. Naiara y Julio -subjefe del parque y en aquellos momentos al frente del Servicio- recordaron ayer entre sonrisas aquella conversación. «La verdad es que me tranquilizó mucho hablar con él», indicó.

Una vez que los efectivos del parque le cogieron de la mano y le dieron agua se sintió «mejor». Después la sacaron y fue trasladada al Hospital Universitario, donde milagrosamente solo pasó un día en observación en Urgencias. En aquel momento expresó su extrañeza por que no se hubiera roto ningún hueso. Naiara solicitó la declaración de ruina de su casa para iniciar cuanto antes su reconstrucción, porque su gran ilusión es seguir viviendo en ese lugar.

Confiesa que «las obras van más lentas» de lo que desea. «Pero lo importante es que se está construyendo», dice.

Julio Estébanez y Naiara sonríen en un momento de la charla.Julio Estébanez y Naiara sonríen en un momento de la charla. - Foto: Bomberos de Burgos

Hay que recordar que tras su paso por el Hospital -sufrió quemaduras muy graves- el vecino que presuntamente causó la explosión con la manipulación de una bombona de propano fue detenido por la Policía Nacional como presunto autor de un delito de estragos. Se trata de un hombre de 41 años de iniciales E.S.A.

Momento en que los bomberos localizan a la joven bajo los escombros de su vivienda.
Momento en que los bomberos localizan a la joven bajo los escombros de su vivienda. - Foto: DB