Con la bici a cuestas

J.M. / Burgos
-

Un colectivo ciclista reitera al Ayuntamiento su petición para que coloque aparcamientos a la entrada de la Biblioteca de San Juan y la Casa Consistorial

Los integrantes de Burgos con Bici entraron en el interior del edificio para presentar una queja formal por escrito. - Foto: Patricia

Están cansados de escritos inútiles que no reciben contestación o de respuestas cargadas de buenos propósitos que nunca se llegan a materializar. Por eso, la Asociación Burgos con Bici quiso ir un poco más allá y, ante la sorpresa de algunos de los trabajadores de la Biblioteca San Juan, entraron en el edificio con sus vehículos de dos ruedas (a pie y cogida del manillar) y cada uno de ellos solicitó un formulario para volver a poner (ya levan varias) su queja en conocimiento de la Administración: que se coloquen aparcabicis a la entrada del edificio.
Su incursión en la dotación no fue muy bien vista por los responsables de la biblioteca, que, tras una tardía reacción, se percataron de lo sucedido e invitaron al grupo a abandonar el edificio. La mínima tensión que se produjo se zanjó sin mayores contratiempos.
El presidente del colectivo, Luis Palacios, indicó que, pese a que el edificio es propiedad del Gobierno y lo gestiona la Junta, es el Ayuntamiento el responsable de que no se coloquen en la vía pública los elementos metálicos que acabarían con la «imagen desarrapada» de bicicletas candadas y amontonadas en los bancos de piedra de la plaza o, como también es el caso, atadas en las farolas u otros elementos del mobiliario urbano. Cabe recordar que la Concejalía de Movilidad tenía en el mes de agosto 200 solicitudes de este tipo sin atender.
Palacios explicó que «no es de recibo» que en un edificio «tan precioso como este» no se haya pensado en los ciclistas, cada vez más numerosos, que circulan por la ciudad. Y peor aún, que no hayan reparado en el error pese a «habérselo reclamado» desde el momento en que se inauguró la instalación, tal y como recordaba uno de los socios fundadores de la Asociación.
Otro de los lugares en el que echan de menos este tipo de elementos es la entrada del Ayuntamiento. Y es que, según relatan son insuficientes tanto para los trabajadores como para los ciudadanos que acuden a la Plaza Mayor a realizar una gestión. Algo parecido, añadieron, a lo que ocurre en la Delegación de la Junta.

COSER EL CARRIL

Palacios lamentó, por otro lado, el estado del carril bici en algunos puntos de la ciudad y pidió que, al igual que ocurre con otros viales, se habilite «una partida» específica para el mantenimiento y conservación de estos espacios. Otra cosa más complicada, aunque también la reclamaron,  es que «se cosan» en aquellos lugares donde pierde continuidad y desaparece.