Todos contra el Ineos

J.C.M.
-

El equipo liderado por Iván Sosa y David de la Cruz parte como gran favorito en la Vuelta a Burgos 2019, con Movistar y UAE Emirates como principales rivales

De izquierda a derecha, De la Cruz, Henao, Sosa y un corredor del Euskadi, entrenando ayer en las rampas del Castillo. - Foto: Valdivielso

Todos contra el Ineos. Ese es el mensaje que se traslada una vez conocida la participación final de la 41 edición de la Vuelta Ciclista a Burgos. La ausencia de Mikel Landa ha dejado cojo a Movistar, que cuenta con el ganador del Giro de Italia, pero Richard Carapaz lleva sin correr desde entonces y su rendimiento es una incógnita. También está en UAEEmirates con Rui Costa a la cabeza, aunque parece difícil que el ex campeón del mundo pueda con Picón Blanco y Neila.
El Ineos llega a Burgos con dos líderes para la general y un grupo muy solvente para apoyarlos. Iván Ramiro Sosa ganó el año pasado y es el gran favorito. En su primer año en el Sky primero y ahora Ineos ha tenido un rendimiento discreto pero la Vuelta a Burgos se adapta a la perfección a sus características. Es un escalador puro, como demostró el año pasado en el duelo ante Miguel Ángel López, y tiene a su favor Picón Blanco y Lagunas de Neila, donde en 2018 se exhibió.
En el mismo Ineos está también David de la Cruz, tercero en las dos últimas ediciones y ahora, camino de la Vuelta a España, quiere luchar por el triunfo. Junto a ellos ciclistas de un altísimo nivel como Kenny Elissonde, Sebastián Henao o Vasil Kiryienka, un lujo para controlar la carrera en el llano.
Para todos son los grandes favoritos. Eso no significa que no puede haber una sorpresa. Hace un año pocos conocían a Iván Sosa y se llevó la carrera. Este año el colombiano es el gran favorito, aunque nadie le va a regalar el triunfo.
Como principal rival todo el mundo mira a Movistar y al ecuatoriano Richard Carapaz. Su triunfo en el Giro lo convirtió en un héroe en Ecuador y tuvo semanas de celebraciones. Acaba de regresar de su país y habrá que ver su estado de forma. Carapaz estará bien acompañado por ciclistas de la talla de Pedrero, Sepúlveda, Betancur, Valls, Erviti o Jorge Arcas.
También es una incógnita Rui Costa. El portugués corrió el Tour y su clase es indudable. Falta saber si su estado de forma es el idóneo para Picón Blanco o Neila, aunque entidad tiene de sobra para ganar una etapa y luchar por una buen clasificación general.
Y el cuarto equipo World Tour es el Dimension Data, donde el eritreo Ghebreigzabhier y el sudafricano Louis Meintjes parten como jefes de fila.
Los cuatro equipos World Tour están un poco por encima del resto, aunque todos ellos buscarán su protagonismo. No hay que olvidar que el Androni y el Kometa ganaron tres etapas en la edición de 2018.
recorrido. La Vuelta de este año es muy similar a la de 2018, con la única novedad de la atractiva llegada a Lerma. A partir de ahí las rampas del Castillo inauguran la prueba; Picón Blanco y Las Lagunas de Neila sentenciarán la carrera y entre medio, el viernes, Clunia buscará un sucesor a Carlos Barbero, ganador en esta línea de meta en tres ocasiones.

 

DECLARACIONES

Xabier Zandio
INEOS
«No sé si somos los favoritos pero traemos al ganador del año pasado. Es una carrera que le va bien a Sosa aunque sabemos que tenemos unos rivales muy duros»
«Tenemos varios corredores que están bien y hasta la tercera etapa no se sabrá cómo está cada uno. Hay una buena participación»

 

J. Fernández Matxin
UAE Emirates
«La Vuelta se presenta muy interesante, con etapas espectaculares»
«Vamos a intentar ser protagonistas y luchar por la victoria. Rui Costa está bien»
 

Bingen Fernández
Dimension Data
«Es una buena carrera. A partir de Picón Blanco se va a decidir la carrera»
«Tenemos a Louis Meintjes y a Amanuel y vamos a ver qué tal van en Picón Blanco»
«Creo que el candidato número uno es Sosa. El Ineos es el equipo referencia»

 

Chente Carcía
Movistar Team
«Landa ha hecho Giro y Tour y ha decidido parar»
«Me da pena la ausencia de Barbero. Tuvo mala suerte»
Es la primera carrera para Carapaz tras el Giro y vamos a ver cómo asimila el cambio de altitud y el ritmo de carrera»