Atención sociosanitaria para cuando ya no queda mucho tiempo

ANGÉLICA GONZÁLEZ
-

El Equipo de Atención Psicosocial, ubicado en el HUBU y financiado por la Obra Social la Caixa, lleva seis años atendiendo a personas con enfermedad avanzada y asus familias. Lo forman 2 psicólogas, un médico, una trabajadora social y 17 voluntario

La voluntaria Mónica Prada acompaña a César y Domi, con la que tiene largas conversaciones. - Foto: Alberto Rodrigo

La misión de este equipo es hacer más fácil el último tramo de la vida, acompañar y aportar calidad a nivel sanitario y emocional a todos los implicados en un momento tan trascendental como inevitable. Desde 2015 han atendido a 1.605 pacientes, 3.276 allegados y 284 duelos.

Apesar de que el hecho de que un día vamos a morir es la única certeza con la que vivimos, hace ya muchos años que la sociedad en su conjunto ha resuelto darle la espalda. Probablemente no exista en la actualidad un tabú más grande que el del fallecimiento y la patología grave que suele precederle: no se habla de él con naturalidad, se les hurta esta realidad a los niños, se utilizan eufemismos y absurdos circunloquios como la ‘larga y penosa enfermedad’ y ha cambiado la forma en la que ocurre: Hace unos años era habitual despedir a la persona en su casa y ahora es el hospital, mayoritariamente, el escenario del último adiós.

Pero a pesar de que, en general, se hace como que no existe, cada vez hay más personas y profesionales sanitarios empeñados en que se mejoren las cosas, en que la gente no muera sola (hay un número elevado a la que le sucede, solo hay que pensar en lo que ocurrió con la covid) y que lo haga con toda la dignidad y los cuidados posibles. Uno de los mejores ejemplos que existen en este sentido en Burgos es el del Equipo de Atención Psicosocial en Enfermedad Avanzada (EAPS)que desde febrero de 2015 está acompañando a pacientes y sus familias.

(Más información y testimonios, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)