Una romería con gran arraigo popular

M.J.F. / Briviesca
-

Cientos de fieles renovarán hoy sus votos a Santa Casilda y almorzarán paella en el santuario

Devotas procesionando a Santa Casilda, patrona de Briviesca. - Foto: M.J.F.

La comarca de La Bureba cuenta con sus propios símbolos de  identidad y entre ellos destaca, de forma especial, la Rogativa de La Tabera. Hoy, martes, es su día. La fecha no coincide con la de años anteriores ni lo hará con la del próximo año ya que  está relacionada con la celebración de la Semana Santa.  Esta Tabera, que es de las más tardías de los últimos años, ocupa un lugar preminente en el rico calendario festivo de la provincia y no necesita promoción para conseguir que en cada edición concite a cientos y cientos de personas, incluidas un buen número de autoridades.
El singular valor de la romería fue reconocido por la Junta de Castilla y León en el año 2000 que le otorgó el título de Fiesta de Interés Regional. A principios de siglo, la rogativa se celebraba el llamado ‘Martes de Letanías’, dos días antes de la festividad de la Ascensión cuando el clero acudía en procesión al Santuario invocando a los santos. El festejo tiene dos elementos diferenciados: el fervor por Santa Casilda, a cuyo santuario se acude en rogativa, y el Juego de la Taba. La degustación de paella es el otro gran acicate de la fiesta. Las campas del Santuario volverán hoy a ser ocupadas por cientos de romeros que se reunirán para compartir una comida distendida y una jornada inolvidable.   
El programa de actos diseñado para la jornada de hoy con motivo de la Rogativa de La Tabera dará comienzo a las 13 horas en el Santuario de Santa Casilda con la celebración de misa y procesión. Seguidamente, las autoridades irán tomando posiciones en torno a la mesa colocada en el exterior de la iglesia para proceder a la inauguración oficial del juego. Burebanos y visitantes arroparán los primeros lances oficiales de la taba en esta nueva edición apostando con la ilusión de comenzar con suerte la sesión de juego. A partir de las 15 horas, dará comienzo el almuerzo popular en las campas del Santuario que mantendrá a cientos romeros reunidos en torno a la mesa durante varias horas. Una vez que termine la sobremesa en este paraje, la fiesta se trasladará a Briviesca. Sus calles se inundarán de gente cuyo trasiego acabará en alguna de las mesas instaladas en los bares donde se jugará a la taba hasta la madrugada en busca de un poco de fortuna en estos tiempos de intensa crisis. Habrá que esperar para ver cómo están los bolsillos y si las apuestas son más testimoniales que otra cosa. Es cuestión de unas horas.