Las retribuciones de los concejales de Burgos se disparan

J.M.
-

Los ediles cobran varios meses de atrasos y se ratifica desde el comienzo del mandato el aumento del gasto en los políticos con el incremento de las dietas y con las dedicaciones exclusivas

Las retribuciones de los concejales de Burgos se disparan - Foto: Patricia González

Aunque el idilio actual entre el PSOE y Cs estaba muy lejano al inicio de la legislatura, momento en que la formación naranja trataba de digerir su frustrada aspiración de ostentar la Alcaldía de la ciudad, ambos partidos decidieron darse una tregua para, en pleno mes de julio, pactar una polémica subida de las retribuciones para todos los corporativos que, cabe recordar, era muy similar también a la que planteaban el PP y Vox. Tan parecida que si no votaron a favor fue porque el regidor, Daniel de la Rosa, decidió renunciar a tener un sueldo más elevado que el que disfrutaba su predecesor, Javier Lacalle, y de alguna manera rompía un unánime consenso que se acariciaba con la yema de los dedos. Podemos se opuso, pero tampoco dio una gran batalla para evitar las cantidades que se pagan desde el arranque del mandato a los ediles con dedicaciones exclusivas o parciales o por las indemnizaciones que se abonan por asistencia a plenos, comisiones, Junta de Gobierno o de Portavoces o por acudir a los consejos de administración de los organismos autónomos o de las sociedades municipales.
El proyecto del borrador del Presupuesto que elaboró el PSOE en otoño ya dejaba ver que la cuenta iba a ser millonaria. Se preveía entonces un desembolso de 450.000 euros al año en el pago de indemnizaciones a los ediles (sin contar los organismos autónomos), a los que habría que sumar otros casi 250.000 para abonar las dedicaciones exclusivas o parciales. Dicho de otra manera, 700.000 euros por ejercicio y 2,8 millones a lo largo de todo el mandato.
Problemas burocráticos han impedido a los corporativos cobrar durante meses buena parte de las retribuciones (al parecer había dificultades para contabilizar en el sistema informático las asistencias a comisiones), pero ese obstáculo se superó hace unas semanas y ya con los ingresos en cuenta se ha podido conocer lo que han percibido los ediles entre julio del año pasado (momento en el que se pagaron algunos atrasos de la pasada legislatura) y febrero de este 2020.
De los 10 corporativos que más dinero ingresan, 8 de ellos forman parte del Ejecutivo socialista y los otros dos están en las filas del PP. Lidera el ránking, el alcalde,Daniel de la Rosa, que en este tiempo ha venido a percibir, de media, 5.391 euros brutos. Cantidad en la que, como corporativo con dedicación exclusiva, se incluyen también pagas extra.
La vicealcaldesa y portavoz del equipo de Gobierno, Nuria Barrio, es la siguiente en el escalafón. Su condición de número dos del Ejecutivo y la portavocía hace que su remuneración media mensual se eleve hasta los 3.908 euros. En este caso, cabe recordar que la edil está liberada al 75%, lo que le permite mantener también los ingresos de su actividad privada.
La que sí tiene una dedicación exclusiva es la concejala de Servicios Sociales y Patrimonio, Sonia Rodríguez, cuyos honorarios mensuales brutos ascienden a 3.859 euros. La cuarta en el escalafón es la edil de Personal y Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero, que ha venido recibiendo, de media, 3.036 euros.
En el quinto puesto aparece el primer concejal de la oposición. Se trata del edil del PP César Barriada, que gracias a su dedicación parcial ha obtenido una retribución bruta mensual de 2.366 euros.
A partir de ahí el listado lo completan corporativos que no está liberados ni de manera total ni parcial en el Ayuntamiento. Es decir, que las cantidades que perciben son por asistencia. Es el caso del concejal de Hacienda, David Jurado, cuyos ingresos brutos por esta vía han ascendido a 2.161 euros. Eso sí, en este caso, cantidad que viene a complementar la dedicación exclusiva de la que sí goza en la Diputación (ver información de la siguiente página).
El resto, que compaginan la vida política con su actividad laboral privada, no superan los 2.000 euros. El que más cerca está es el concejal de Turismo, Industria y Deportes, Leví Moreno, con 1.791 euros, al que le sigue el edil de Obras y Vías Públicas, Adolfo Díez, con 1.732 euros y la corporativa del PP Carolina Blasco, que percibe 1.710. El top ten lo cierra el máximo responsable de Fomento y Licencias, Daniel Garabito, con 1.585.
El edil de Cs con una remuneración mayor es su portavoz, Vicente Marañón, cuyas retribución mensual asciende a 1.531 euros. En Vox el mejor pagado es Ángel Martín, con 1.500 euros de media, y en Podemos Margarita Arroyo con algo más de 1.200 euros.
Por debajo de los 1.000 euros están los recién llegados. La edil popular Carolina Álvarez, con 518 euros al mes desde que llegara al Ayuntamiento en noviembre y el edil de Podemos, Israel Hernando, con 996 euros. El presidente de la Diputación, César Rico ha percibido 360 euros de media.