Las urgencias de las tardes, en cada centro

G.G.U.
-
Las urgencias de las tardes, en cada centro - Foto: Luis López Araico

Esa es la nueva propuesta del Sacyl a los médicos de Primaria. Sería una forma de evitar que tuvieran que hacer los polémicos turnos de guardia en el PAC de Gamonal al margen de la jornada ordinaria y conllevaría un incentivo económico

El responsable de la Gerencia Regional de Salud (Sacyl), Rafael López, estuvo ayer en Burgos para intentar encauzar el conflicto laboral en Atención Primaria, al menos en lo que a la obligación de hacer guardias en las urgencias ambulatorias se refiere. Así, para tratar de aplacar la indignación suscitada por la imposición de turnos diurnos de 14 horas al mes (pagadas) en el Punto de Atención Continuada (PAC) de Gamonal puso sobre la mesa esta propuesta: que las consultas ordinarias que abren por la tarde en todos los centros de salud de lunes a viernes para patología convencional se hagan cargo también de las urgencias de los pacientes con tarjeta en ese ambulatorio. La excepción sería Huelgas, que es un centro de salud muy pequeño.
López explicó que de esta manera se evitaría añadir el turno de guardia a la jornada ordinaria de los profesionales, que no tendrían que desplazarse de su consulta habitual al PAC del ambulatorio de la Antigua dos tardes al mes (o 14 horas seguidas en fin de semana o festivos), sino que compatibilizarían la ‘descentralización’ del servicio diurno de urgencias de Primaria con su trabajo asistencial habitual. Pero dado que esa tarde asumirían más pacientes de lo normal, el gerente de Sacyl adelantó que habrá un incentivo económico o un complemento, todavía por cuantificar.
En la reunión también estuvieron el director general de Asistencia Sanitaria, Alfonso Montero, la gerente de Primaria en Burgos, Aser Morato, así como algunos representantes de los centros de salud. Pero será mañana cuando Morato explique los pormenores de la propuesta a los responsables de todos los centros de salud, para que puedan trasladárselos a sus equipos y decidir si aceptan.
En las últimas semanas, los profesionales han sido categóricos al exigir la supresión de la obligación de hacer guardias por la tarde en el PACde Gamonal (hay otro en el ambulatorio de San Agustín, que atiende las 24 horas y en el que de momento no hay problemas de este tipo), porque añadía más carga de trabajo a una agenda ya muy saturada por la política de no sustituir a los profesionales de vacaciones o de baja, cuyo cupo de pacientes se reparte entre quienes sí trabajan. Entonces, alegaban que después de atender a «50 o 60 personas por la mañana» no podían hacerse cargo por la tarde del centenar que suele acudir a las urgencias del PAC de Gamonal, aunque de momento solo se les estuvieran planteando dos tardes de guardia al mes.
¿Qué cambiaría? Así, de aceptar la propuesta de Sacyl, todos los médicos de cabecera incorporarían a los pacientes con patología urgente a su jornada convencional, que se organiza en cuatro días de asistencia por la mañana y uno por la tarde. López explicó que quienes estén en el centro de salud entre las 14.00 y 21.00 horas atenderían todo lo que llegara. A partir de ahí, los pacientes tendrían que ir a San Agustín, cuyo PAC funcionará con el mismo horario que ahora: tardes y noches.
El PACde la Real y Antigua, en cambio, solo funcionaría como tal los fines de semana y festivos. Entre semana, la actividad sería como en otros ambulatorios de la ciudad: las consultas de tarde asumirían las urgencias de sus pacientes hasta las 21.00 horas. Los sábados y domingos, no obstante, serían como hasta ahora, salvo que las guardias serían voluntaria y, de no presentarse nadie, las harían médicos de área. Es decir, profesionales que no tienen plaza fija en un centro de salud concreto y se desplazan de un sitio a otro en función de las necesidades. Hasta el pasado enero, este tipo de especialistas asumían todas  las horas de asistencia en el PACde Gamonal, pero estaban tan sobrepasados que la Gerencia de Atención Primaria decidió repartir esa atención entre todos los profesionales de los centros de salud urbanos que cumplieran los requisitos para este cometido: no tener justificación objetiva para no hacer guardias y ser menores de 55 años.
La edad pierde relevancia en la propuesta de Sacyl, porque al incluir la atención de urgencias en la jornada ordinaria, no se tienen en cuenta los criterios legales que rigen las guardias y, por lo tanto, que eximen de realizarlas.