El acuerdo de libre comercio con Japón impulsa el vino

P. Velasco
-

El número de botellas comercializadas por las bodegas de Castilla y León, el segundo sector que más exporta al país asiático tras el cárnico, aumentó más de un 5% durante el año pasado

El acuerdo de libre comercio con Japón impulsa el vino

Japón se ha convertido en un mercado muy atractivo para los productos castellanos y leoneses, principalmente para el sector vitivinícola y el cárnico. La entrada en vigor el pasado 1 de febrero del nuevo acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y este país asiático que elimina la mayoría de aranceles que las empresas de la UE pagan para exportar allí.
Las bodegas se encuentran entre los grandes beneficiados por el tratado, ya que han dejado de abonar hasta un 15 por ciento por los aranceles. Según las cifras facilitadas por la Dirección Territorial del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo-ICEX en Castilla y León, las exportaciones superaron en valor los 2,3 millones de euros entre enero y octubre del año pasado, con un incremento de más del cinco por ciento con respecto al mismo periodo del año 2018.
Las ventas al país nipón han crecido durante los últimos cuatro años, pasando de los poco más de dos millones que se exportaron en el año 2016 a los 2,38 del año pasado, aunque el número de bodegas que exportaron sus caldos ha descendido. Si en 2016 fueron 157, en el periodo entre enero y octubre del año pasado van 152.
Por provincias, Valladolid se mantiene como la que más botellas exporta a Japón con ingresos que ascienden a 1,29 millones de euros entre enero y octubre de este año y que suponen más de la mitad de lo ingresado en toda la Comunidad. Por detrás se sitúa León, con 369.630 euros y un aumento del 18,35 por ciento respecto a los datos de 2018, y Zamora, con 317.160 euros y un crecimiento del 9,60 por ciento. A estas le siguen Burgos, con 283.390 euros y un descenso sorprendente en las ventas del 31,43 por ciento en 2019 con respecto al mismo periodo de 2018; Segovia, con 85.110 euros en ventas y un incremento del 39,29 por ciento; Ávila, con 29.420 euros y un crecimiento del 198,78 por ciento; y Salamanca, con 7.630 euros y una bajada del 81,38 por ciento. Las únicas provincias que, de momento, no exportaron al país nipón fueron Palencia y Soria, aunque en años anteriores sí lo hicieron.
Los datos de exportaciones del sector bebidas a Japón ponen en evidencia el importante conocimiento que los japoneses tienen de los vinos españoles, principalmente los de alta calidad. Unos números que convierten al país nipón en uno de los más atractivos para los caldos de las denominaciones de origen.
Las principales marcas de calidad de la Comunidad han mostrado su interés por este mercado. El Consejo Regulador de Rueda fue uno de los que viajó durante el año pasado a Japón con una treintena de bodegas. «En general, el mercado asiático, donde el sector del vino está en expansión, muestra en la actualidad un creciente interés por las elaboraciones de Rueda gracias a la calidad y versatilidad de sus vinos blancos, y en especial de la variedad verdejo, autóctona de la zona», señalaron fuentes de la DO. Otras denominaciones como Ribera del Duero, Toro o Bierzo también tiene asentada su marca en el país nipón.
El tratado firmado el pasado 1 de febrero entre la Unión Europea y Japón supone la protección de 23 indicaciones geográficas españolas del sector vinícola, entre ellas Bierzo, Ribera del Duero, Rueda y Toro. El país asiático autoriza la importación y venta de productos vinícolas para consumo humano, originarios de la Unión Europea, y producidos de acuerdo con las prácticas enológicas autorizadas y las restricciones aplicadas en la UE, siempre que se cumplan con las regulaciones japonesas mencionadas en el acuerdo.
El acuerdo, que incluye por parte de Japón de 28 aditivos y coadyuvantes utilizados habitualmente en la UE, supone que los vinos tranquilos europeos han bajado a cero los impuestos pagados en concepto de aranceles.