El primer pleno virtual de la comarca junta a 11 personas

S.F.L.
-

El Ayuntamiento de Los Barrios es pionero en celebrar telemáticamente dicha reunión. Algunos de los participantes no quedaron conformes al no poder hablar

En el salón de plenos del Ayuntamiento estuvieron el alcalde, Elías Plazas (d.), y el concejal Óscar Soto. - Foto: S.F.L.

El Ayuntamiento de Los Barrios de Bureba, pionero en celebrar un pleno telemático, congregó ayer a once participantes, que a través de Skype -una herramienta de comunicación online que permite la realización de llamadas con vídeo- pudieron informarse de los asuntos en los que el equipo de gobierno local trabaja.

La realización de la reunión virtual ha significado para algunos un acto «generoso y útil». Sin embargo, para otros resultó carente de sentido ya que el alcalde del municipio, Elías Plaza, no les dejó transmitir sus opiniones. «No se escucharon la mitad de los asuntos expuestos y todos los puntos se aprobaron por decreto», manifiesta uno de los vecinos que intervino en la sesión. «Pura dictadura», comenta otra persona. «¿A esto le llamamos pleno? Ser regidor no le da derecho a insultar y despreciar a las personas. Tampoco hacer lo que a él le viene bien», añade.

Al encuentro virtual asistieron desde sus domicilios y desde el otro lado de ordenadores y teléfonos móviles representantes políticos y vecinos de Los Barrios y de tres de las cuatro pedanías (Terrazos, Las Vesgas y Solduengo).

Para poder llevar a cabo dicha reunión, la semana pasada un técnico instaló el software en los equipos informáticos del Ayuntamiento y en smartphones y creó una cuenta para que los interesados pudiesen participar. Tras varios intentos fallidos en la conexión, lograron iniciar la asamblea, en la que Plaza expuso los quince puntos del día «sin posibilidad de aportar ideas», apostilla otro ciudadano.

Como en un pleno ordinario, llegó el turno de ruegos y preguntas y fue en este momento cuando la polémica comenzó. Pese a que todos  los conectados tuvieron la oportunidad de plantear una cuestión sobre los temas tratados o realizar una petición, determinadas personas se quedaron con las ganas de mostrar sus inquietudes. Un ciudadano que no pudo llevar a cabo una petición porque no le funcionaba el micrófono recibió la llamada del propio regidor, que puso en conocimiento de todos el asunto activando el manos libres del teléfono.

El primer edil asegura que el pleno se celebró con «toda la buena voluntad para que los residentes estuvieran informados de las gestiones». En la reunión no participaron los dos concejales de la oposición por considerarla un «sin sentido y no tratar temas urgentes».