Exigen al dueño de Textiles Marín que adecente el complejo

A.G.
-
A los vecinos les preocupa el amianto de los tejados de los almacenes, que ya han empezado a deteriorarse. - Foto: Jesús J. Matí­as

Fincas y Alquileres Siglo XXI deberá incorporar medidas de seguridad e higiene. Tiene una deuda de 107.000 euros con el municipio por el IBI y otros conceptos

La protesta de parte del vecindario de la calle Camino Casa la Vega por el deterioro que sufren las instalaciones de Textiles Marín, que se han convertido en un núcleo generador de insalubridad para las familias de la zona, no ha caído en saco roto. Tanto el concejal del PSOE, Daniel de la Rosa, como la edil responsable del área de Urbanismo y Licencias, Ana Bernabé, han coincidido en la urgencia de trasladar a los propietarios de los almacenes el encargo de acondicionar la zona. Para ello se va a abrir un expediente y a emitir la correspondiente orden de ejecución en la que se les explicitará las medidas de salubridad y seguridad que tienen que llevar a cabo.
"Comparto con Ana Bernabé la realización de actuaciones porque solamente el hecho de que haya ya una plaga de ratas indica que esto no puede demorarse más", señaló el jefe del grupo municipal socialista, quien avanzó que si la propiedad no asume esa responsabilidad, solicitará que el Ayuntamiento actúe en la zona subsidiariamente para, después, derivar los costes a los dueños.
En cualquier caso, los dos concejales señalaron que en la Casa Consistorial no se ha recibido nunca ninguna queja de los vecinos a través de los cauces que están habilitados para ello, a pesar de lo cual se va a poner a trabajar a los técnicos. Así, un aparejador hará la inspección técnica, comprobando el estado de la instalación a efectos de seguridad y de salubridad y señalará si existe algún tipo de obra que acometer. En este sentido, Ana Bernabé explicó que se va a dar traslado también a Sanidad "por si hubiera que desratizar y desinfectar la zona". En la actualidad, y según consta en el Ayuntamiento, es Fincas y Alquileres S.XXI, S.L. la que aparece como propietaria. La deuda que acarrea con las arcas municipales asciende a 107.000 en concepto de Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y otras tasas. 
Textiles Marín, una firma mítica para muchas generaciones de burgaleses, cerró sus puertas en diciembre de 2003 -casi 50 años después de su creación, en un  pequeño negocio de la calle La Puebla- tras vender todos sus inmuebles a dos sociedades financieras, Dorwin Systems, S.L., con sede en Madrid, y Kalynet Word, S.L., de Erandio (Vizcaya). A la vez, la Dirección General de Trabajo aprobaba un expediente de regulación de empleo para sus 187 trabajadores.
Quince años después, el olvido y el deterioro de sus inmuebles en Gamonal ha obligado a una protesta pública por parte del vecindario, no solo preocupado por la suciedad y las ratas sino la existencia de techos de amianto -ya bastante menoscabados por el paso del tiempo- ya que se trata de una sustancia cancerígena cuya presencia preocupa mucho a las familias que allí residen.