Los edificios con la inspección técnica hecha llegan al 65%

Ó.C.
-

El grado de cumplimiento de esta norma cada vez es mayor. En agosto de 2019 solo lo tenían el 37%

Los edificios que con la inspección técnica alcanzan el 65% - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Toda norma de obligado cumplimiento tiene un momento de inicio. En los primeros años es cuando más reparos aparecen y esto es lo que sucedió con la imposición de pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE). En el departamento de Urbanismo de Miranda continúan dando pasos para que se cumpla esta regla y las últimas cifras muestran una mejoría puesto que el número de inmuebles que han presentado este documento alcanza ya el 65% de los 2.717 que por su antigüedad tenían que someterse a esta evaluación que analiza el estado de conservación.

Con estos datos, el Ayuntamiento consigue por primera vez que la cifra de edificios que se han sometido a este examen supere el 50%. Pero no solo esto ya que el incremento ha sido considerable respecto a los datos que se aportaron por la concejalía en el verano pasado, cuando solo el 37% de los propietarios habían presentado la ITE.

En la ciudad todavía hay un número importante de edificios que no están obligados a pasar por esta inspección. El parque inmobiliario cuenta con un censo a 31 de enero de 4.453 edificios. De todos ellos, poco más del 60% son los que están obligados puesto que han cumplido 40 años, mientras que la lista de pendientes que se tiene en Urbanismo roza los 1.300, teniendo en cuenta que en este año se han incorporado 26.

La mayoría de los que permanecen sin hacerla, tal y como explica la concejala de Urbanismo, Soraya Solórzano, son inmuebles antiguos, por lo que son los que primero tenían que haber cumplido con la obligación. Por este motivo y a pesar de que los datos son positivos, la responsable municipal asume "que hay que dar una vuelta" para conseguir que la cifra de pendientes continúe en descenso. De momento se tiene "una idea de trabajo" que se centrará en los que más tiempo llevan en esa lista, porque son además los más antiguos.

Esta situación hace que los técnicos municipales hagan "una vigilancia permanente" para evitar que haya problemas en las viviendas independientemente de que se pasen las ITE, pero "sí que queremos empezar a revisar aquellos edificios que no lo han pasado", avanza Solórzano, que destaca que por el momento no se ha planteado una fórmula concreta. Aún así confiesa que uno de los criterios que se plantea es repasar las zonas en las que hay más casos, para reducir progresivamente la lista "y comunicar de una manera más cómoda a los propietarios". Otra de las posibilidades es "generar informes técnicos con un peso mayor para poder dirigirnos a la propiedad", aunque solo en los casos de mayor necesidad.

Solórzano indica que el incremento del número de edificios que lo han presentado ayuda, puesto que esto se ve como una señal de que la norma cada vez es más conocida lo que ayuda a su cumplimiento. Además también resalta que la mayoría de las ITE que se presentan logran ser favorables, puesto que solo hay 239 de las entregadas hasta este momento que no lo han superado. La responsable municipal afirma que en los casos en los son necesarias mejoras "no significa que sean obras muy importantes", y cuando son de cierta entidad "se dan plazos para poder cumplir que en ocasiones puede llegar a ser hasta de un año", detalla la concejala.

En este sentido se pone sobre la mesa la necesidad de "concienciar" sobre esta obligación, que no solo es un trámite administrativo, sino que también sirve para saber la salud de un edificio "y para poder anticiparnos a problemas que si sigue pasando el tiempo sin que se pase la ITE pueden complicarse", manifiesta Solórzano, que ensalza la garantía de seguridad que motiva esta normativa