El TSJCyL suspende la actividad judicial dos semanas

F.L.D.
-

Quedan exentas de suspensión actuaciones que de no celebrarse causaran perjuicios irreparables, internamientos urgentes o medidas cautelares inaplazables

El TSJCyL suspende la actividad judicial dos semanas

La crisis sanitaria del Coronavirus ha llegado también a la justiicia. La sala de gobierno del TSJCyL ha decretado este mediodía la suspensión de toda la actividad judicial y de los plazos procesales hasta el próximo 25 de marzo. 

El presidente del mayor órgano judicial de la Comunidad, José Luis Concepción, ha explicado que ya ayer se interesó al Consejo General del Poder Judicial la posibilidad de incluir al partido judicial de Miranda de Ebro en el escenario de riesgo, petición que esta mañana se ha hecho extensible al resto de territorios dada la decisión del Gobierno regional de clausurar la actividad de los centros docentes y la mayor parte de la actividad profesional. 

Así pues, el Tribunal Superior de Justicia ha acordado la suspensión cautelar de todas las actuaciones judiciales programadas hasta el día 25 de marzo "por existir riesgo para la salud de las personas o de propagación de la enfermedad". Del mismo modo, se ha autorizado suspender también los plazos procesales durante los próximos 12 días. 

No obstante, el acuerdo alcanzado por la sala de gobierno contempla una serie de excepciones. Por ejemplo, se mantendrá cualquier actuación judicial que, de no practicarse, pudiera causar perjuicios irreparables. También se mantienen los internamientos urgentes en base al artículo 763 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. 

Se mantiene el servicio del registro civil para la expedición de licencias de enterramiento, bodas o inscripciones de nacimiento, así como los servicios de guardia, las actuaciones con detenido, medidas cautelares y otros procedimientos inaplazables. 

CIERRA EL COLEGIO DE ABOGADOS

También el Ilustre Colegio de Abogados ha remitido a los letrados burgaleses un protocolo para los próximos días devido a la crisis del Covid-19. En este sentido, clausurará su sede y también la sala que posee en los juzgados de Reyes Católicos, a donde sólo podrán acudir tras una cita previa, por lo que recomiendan realizar la mayoría de las gestiones por vía telemática o por teléfono. 

Además, queda suspendido el servicio de togas, las cuales se llevarán a la tintorería para su limpieza. Por otro lado, hace extensible algunas solicitudes del Consejo General de la Abogacía, algunas ya acordadas por los jueces. 

No obstante, también hace referencia al turno de oficio, de manera que solicitan a las Administraciones públicas con competencias en materia de Justicia que provean las fórmulas para limitar el contacto de los abogados con sus clientes y, en el caso de ser imprescindible, se les dote de todo el material profiláctico recomendado para el personal de las fuerzas de seguridad.