Fibra óptica y telecomunicaciones contra el coronavirus

Agencias
-

Según datos de Telefónica, el tráfico de WhatsApp y de herramientas de teletrabajo como Skype y Webex se ha duplicado en los últimos días tras la expansión de la enfermedad y se han erigido pilares clave para el funcionamiento de la sociedad

Fibra óptica y telecomunicaciones contra el coronavirus - Foto: TELEFÁNICA/EUROPA PRESS

El impacto del coronavirus Covid-19 en la economía es evidente y ya hay organismos, como el Banco Central Europeo (BCE), que están advirtiendo de la magnitud de la crisis a la que nos enfrentamos. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, afirmó el pasado 10 de marzo en la cumbre por videoconferencia con los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que “o actuamos, o el escenario será como el de la crisis financiera de 2008”.

Las infraestructuras de telecomunicaciones y el despliegue de la fibra óptica en España ha posibilitado que los empleados puedan teletrabajar, al mismo tiempo que atiendan a sus hijos tras el cierre decretado de todos los centros educativos del país, así como que las administraciones públicas continúen funcionando a través de medios telemáticos.

Por ejemplo, en España, la aportación de la actividad de Telefónica, que copa 23,1 millones de unidades inmobiliarias pasadas con fibra óptica de alta velocidad de los 55,7 millones con los que cuenta en el conjunto de Europa y Latinoamérica, tiene más fibra que Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y Portugal juntos.

Asegurar las telecomunicaciones para la continuidad de la actividad laboral y de las comunicaciones, cuyo tráfico de datos en Whatsapp y otras herramientas como Skype y Webex se ha duplicado en estos últimos días, se hace "absolutamente indispensable".

Así lo asegura el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, que cree "esencial" que las administraciones puedan coordinarse debidamente e informar en tiempo real a los ciudadanos; que los centros sanitarios y hospitales tengan siempre disponibles sus comunicaciones y puedan hacer uso de diagnósticos en remoto para los pacientes; que los centros educativos mantengan una continua conexión con las familias y alumnos y puedan hacer uso de herramientas de e-learning; que las pequeñas y medianas empresas puedan tener aseguradas sus comunicaciones, claves para su funcionamiento, y puedan estar conectados con sus clientes y con sus equipos; y que los trabajadores puedan hacer uso del teletrabajo.

En el aspecto personal y humano, Álvarez-Pallete destaca que "también es crucial mantener la conexión y la posibilidad de comunicarse las 24 horas del día con familiares y amigos para mitigar la separación y sobrellevar la incertidumbre".
Por otra parte, y según datos de la Asociación de Salud Digital de España (ASD), en nuestro país queda muy poco para conseguir la plena implantación de la Receta Electrónica Interoperable (en torno al 93,31% de la población española) y de la Historia Clínica Electrónica; y sin la eficiencia que aportan las redes de Telefónica, la difícil situación por la que atraviesan hoy los centros hospitalarios sería mucho mayor.

 

Más de 850 km de fibra desplegados cada día

La multinacional española ha desplegado, solo en las operaciones fijas, más de 850 kilómetros de cable de fibra diario en todo el mundo durante el año 2019, cincuenta kilómetros diarios más que en 2018, no solo para su propia red, sino también para ponerla a disposición de otros operadores mediante acuerdos comerciales y de compartición.

Entre estos últimos, destacan el firmado con Vodafone (en Reino Unido para 5G y en Alemania para acceso a su red de cable), el alcanzado con TIM para compactación 2G en Brasil y despliegue 3G/4G en Alemania, el acuerdo de colaboración con Tele Columbus para acceder a su red de fibra y el acuerdo con AT&T para poder utilizar su infraestructura de red de acceso móvil para dar servicio a sus clientes en México.

"Hay que destacar que las redes son cada día más inteligentes y automatizadas. Y eso hace no solo que sean más eficientes, sino menos dependientes del factor humano y más fácilmente accesibles de forma remota en caso de una crisis como la que afrontamos en la actualidad, donde se tiende a minimizar el personal crítico que debe estar disponible de forma presencial", explica la compañía.

En resumen, las infraestructuras de telecomunicaciones en esta crisis permiten el teletrabajo, la celebración de reuniones a distancia, el aprendizaje por medios telemáticos, poner a disposición de las administraciones públicas y las instituciones sanitarias servicios y capacidades para ayudar a contribuir a los esfuerzos para contener el brote, como son las capacidades de Big Data y de gestión de datos anonimizados y agregados de la red, datos de movilidad, centros de procesamiento de datos en la nube y capacidades de atención telefónica o digital, así como conectar a familiares y amigos para poder reducir la ansiedad que suscita este tipo de crisis sanitaria y suplir, en la medida de lo posible, el contacto directo con personas que sufren la enfermedad o están en situación de riesgo.