España reconoce a Guaidó y exige elecciones cuanto antes

Benjamín López (SPC)-Agencias
-
España reconoce a Guaidó y exige elecciones cuanto antes - Foto: HANDOUT

Maduro llama a Sánchez «pelele de Trump» después de que el presidente socialista, al igual que Alemania, Francia y el Reino Unido, concedan legitimidad al mandato del líder opositor

Se cumplió ayer el plazo de ocho días dado por el Gobierno de España a Nicolás Maduro para que convocase elecciones presidenciales en Venezuela y, tal y como había advertido Pedro Sánchez, al comprobar que no se ha dado «paso alguno en esta dirección», el Ejecutivo socialista procedió a reconocer de manera oficial al jefe de la Asamblea venezolana, Juan Guaidó, como «presidente encargado» de la nación caribeña. Lo anunció el propio Sánchez en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa, en la que condicionó la medida a una llamada a las urnas lo antes posible en el país sudamericano y que fue seguida de actuaciones similares en las grandes potencias europeas, como Alemania, Francia, el Reino Unido y Austria, que se había opuesto en todo momento a negar la legitimidad de Maduro. 
«El reconocimiento al presidente Guaidó tiene un horizonte claro, el de convocar unas elecciones en el menor plazo de tiempo posible, que tienen que ser libres, democráticas, con garantías y sin exclusiones», subrayó Sánchez antes de añadir que los venezolanos deben decidir «con su voz y con su voto su futuro, sin miedos, sin presiones y sin amenazas». 
El mandatario español calificó como «régimen» al Gobierno de Maduro y afirmó que la legitimidad de Guaidó «emana de su condición de presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, órgano legislativo surgido tras las últimas elecciones libres y democráticas reconocidas por el conjunto de la comunidad internacional como tales». 
A juicio del socialista, es el pueblo «quien tiene que decidir en exclusiva su futuro». A España y al resto del planeta les corresponde «ayudar, respetar los resultados del proceso democrático y verificar que el mismo se desarrolla con todas las garantías necesarias». 
Eso sí, quedan en el aire muchas cuestiones relativas a las consecuencias prácticas que va a tener el reconocimiento de un presidente como Guaidó, que, de momento, no tiene poderes fácticos de ningún tipo. En este sentido, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, anunció que «los siguientes pasos» se decidirán «en los próximos días». Entre ellos, la posible decisión de retirar la credencial diplomática al embajador de Venezuela en España. Borrell no desveló si habrá sanciones, aunque dejó claro que «en ningún caso» apoyarán una intervención armada en el país caribeño.
A la declaración de Sánchez se sumaron poco después las de otros Estados de la UE, que también habían dado su «ultimátum» a Maduro bajo la misma fecha.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aseguró que «los venezolanos tienen el derecho a expresarse libre y democráticamente» al reconocer a Guaidó como su homólogo de Venezuela, mientras que la canciller de Alemania, Angela Merkel, afirmó que el opositor «es la persona con la que se debe hablar» porque es «el presidente interino legítimo desde el punto de vista alemán y de muchos socios europeos», al tiempo que deseó que haya pronto elecciones y que el proceso «se produzca «de forma relativamente rápida y natural».
Desde el Reino Unido, el ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, se sumó a agraviar a Maduro en favor del antichavista hasta que puedan convocarse comicios y adelantó que se están estudiando posibles «sanciones al régimen».
La reacción de Maduro no se hizo esperar y, aunque cargó contra los países que le censuraron, fue especialmente duro con Sánchez, al que tildó de «cobarde» y de «pelele que se ha puesto al servicio de la política guerrista de Donald Trump» con esa «nefasta» decisión.
En este sentido, le avisó de que, si se produce una «intervención militar gringa» en Venezuela, las manos del dirigente español «quedarán llenas de sangre»
Asimismo, afirmó que ha enviado una carta al Papa Francisco para que «ayude a un proceso de facilitación, de fortalecimiento del diálogo como camino» para encontrar una solución a la situación que atraviesa su país.