Mata a su mujer 10 días después de intentar quemar la casa

L.M.-M.G.C.
-
Mata a su mujer después de intentar quemarla viva - Foto: F2 Estudio Rebeca Ruiz

Monika Asenova, de 28 años, murió ayer acuchillada en Salas de los Infantes a manos de su pareja, que al parecer la arrojó por la ventana y después fue a entregarse a la Guardia Civil

Monika Asenova pasó ayer a engrosar la lista de mujeres asesinadas por violencia machista. Esta búlgara de 28 años, vecina de Salas de los Infantes, falleció a causa de las cuchilladas que su pareja, Biser K., de 39 años y de la misma nacionalidad, le asestó cuando acudió al domicilio familiar, en la Plaza Mayor de la localidad serrana a primera hora de la mañana. Hacía días que había abandonado su casa, junto a sus dos hijas de 14 y 12 años, tras un incendio que investiga la Guardia Civil ocurrido hace 10 días. La noche del fuego no había nadie dentro del inmueble, en contra de lo publicado por este periódico, hecho que la Benemérita comprobó ese mismo día con una llamana da a la fallecida.

Ayer por la mañana, se encontró a su compañero desde hace 15 años, que le atacó con un cuchillo de grandes dimensiones. En el forcejeo, Monika Asenova logró alcanzar una ventana que da a un patio interior, desde donde pidió ayuda.En ese momento, el presunto asesino le asestó una puñalada y la lanzó al vacío, cayendo entre las hierbas gravemente herida. Mientras ella agonizaba, su pareja salió precipitadamente y se entregó en el cuartel de la Guardia Civil.
Hace 8 años, MonikaAsenova denunció a su pareja por unas lesiones tras una discusión. Posteriormente, manifestó ante la Benemérita que no quería continuar con la denuncia, al igual que en el juzgado, donde concretó que se había producido un golpe accidentalmente. El hombre, que fue detenido y puesto a disposición judicial, quedó en libertad y el procedimiento se archivó, de acuerdo con el criterio del fiscal. Los Servicios Sociales de la Junta, de los que era usuaria la familia, estaban al tanto de los supuestos malos tratos.
El atacante, un varón de 39 años, salió de casa pasadas las diez de la mañana con los brazos ensangrentados -y vendados tras el incendio- y recorrió los 350 metros que separan su vivienda de la sede de la Benemérita, donde confesó el crimen. Los agentes le detuvieron y de inmediato ingresó en el calabozo, a la espera de tomarle declaración.Está previsto que hoy martes pase a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Salas de los Infantes, que abrió las diligencias previas y declaró secreto de sumario, a la espera de conocer más detalles del suceso, especialmente el porqué de la presencia de Monika Asenova en el domicilio. Los agentes iniciaron el protocolo establecido, haciéndose cargo de las diligencias el Equipo Mujer Menor de la Unidad Orgánica de Policía Judicial.
De vuelta en el domicilio, los servicios de emergencias solo pudieron certificar la muerte de la joven, que había trabajado en un supermercado de Salas.Por su parte, el presunto asesino, que se encontraba de baja por una insuficiencia cardiaca, ejercía como jardinero y había estado empleado en varias ocasiones por el Ayuntamiento.


CONMOCIÓN Y RABIA

Los soportales más próximos al Ayuntamiento, frente al domicilio, se llenaron pronto de vecinos, amigos y familiares, que no se explicaban lo sucedido.La actual pareja del padre de Monika Asenova, que se trasladó desde SanLeonardo de Yagüe, donde reside, tuvo que ser atendida por los psicólogos de la GuardiaCivil. Pasada la una y media del mediodía se procedió al levantamiento del cuerpo entre gritos y lloros de muchos salenses.

[más información en la edición impresa]