La capital impulsa el incremento en los visados de vivienda nueva

Andrés Seoane / Burgos
-

Mejor inicio en cuatro años. El Colegio de Arquitectos no sellaba tantos proyectos hasta marzo en la ciudad, 31, desde los 69 de 2012

Las grúas han continuado formando parte del paisaje diario de la ciudad durante el primer trimestre del año. - Foto: Alberto Rodrigo

El primer trimestre del año continúa consolidando la sostenida recuperación del sector inmobiliario en Burgos, con un crecimiento del 27,2% en los proyectos de vivienda nueva sellados por el Colegio de Arquitectos, respecto al mismo tramo de 2015. Esta mejoría se ha cimentado, sobre todo, en las 31 construcciones que se han ejecutado en la capital -entre ellas una promoción de 22 adosados y otra de siete pisos-, registrando su mejor comportamiento hasta marzo desde 2012, cuando se alcanzaron las 69.
Si se toman como referencia las cifras relativas a la vivienda, «que nos sirve como indicador», puntualiza el presidente del Colegio de Abogados, Carlos Miranda, «sí que hay una tendencia de recuperación muy suave desde el peor momento, entre finales de 2012 y 2013», completa.
Lo que el presidente califica como un fenómeno «más chocante» es la caída, muy ligera, de las actuaciones de rehabilitación, que han sujetado la actividad inmobiliaria durante los momentos más complicados de la recesión. Entre enero y marzo se realizaron intervenciones en 26 viviendas ya construidas, con un presupuesto de ejecución total de más de 1,7 millones. En cuanto a las reformas ejecutadas en otros edificios, como los que tienen fines  industriales o comerciales, se llevaron a cabo hasta 74 por una cuantía que excede los 6,7 millones. Miranda considera esta variación como normal en la arquitectura, y la achaca a causas coyunturales. 
El total de viviendas levantadas en la provincia ascendió a 84 durante el primer trimestre, por las 66 registradas en 2015, con una superficie total construida de 15.051,59 metros cuadrados y una partida de 7.206.816,15 euros. En lo referente a otras edificaciones  se sellaron 27 proyectos por un importe cercano a los 4,3 millones de euros. «Resulta positivo que en los presupuestos de otros usos, probablemente industrial y terciario, sí que se note un cambio significativo, más vinculado a una mejor situación económica», argumenta el presidente.   
Miranda sostiene que la fuerte caída de la actividad acaecida entre 2012 y 2013 «tampoco se correspondía con una situación real» del contexto económico, y ahora el sector se encuentra en un punto «en el que toca absorber el exceso, y una vez pasado esto posiblemente estemos ya en una situación más estable», agrega.
En base a los datos y a la evolución de los últimos cursos, desde el Colegio de Arquitectos se mira con optimismo al presente ejercicio, aunque sin dejar nunca de lado la prudencia, tras un arranque «razonablemente bueno» que esperan que se traduzca en una continuidad o incluso una ligera mejora de los resultados de 2015.
En cuanto a la influencia del vacilante panorama político, el presidente indica que es «difícil» establecer una relación directa, si bien concede que puede afectar a los profesionales que «podrían estar estudiando nuevos temas, y están un poco más parados», o que se vean sus consecuencias en un plazo más amplio de tiempo.