La Policía vigilará aforo y uso de mascarillas en las bodas

F.L.D.
-

Este control complementará al que los agentes locales venían realizando en las calles del centro para evitar el uso de la pirotecnia. Ya se han celebrado algunos enlaces, pero sin incidencias

El aforo máximo permitido en las ceremonias es de un 75%. - Foto: Alberto Rodrigo

La mayoría de las parejas que tenían programadas sus bodas para este verano se vieron en la obligación de suspenderlas al ver que la pandemia se iba a quedar un tiempo entre nosotros. Suspensiones y aplazamientos fueron la tónica dominante para esta temporada, algunas se celebrarán en otoño y otras el año que viene. Sin embargo, ha habido algunos que han optado por mantener su fecha en previsión de posibles rebrotes en los meses de octubre y noviembre o falta de espacio en el calendario de 2021. En este nuevo escenario, la Junta de Castilla y León estableció un protocolo para este tipo de actos, sobre todo en lo relativo a las iglesias, y por su cumplimiento velará la Policía Local.

Este control del cuerpo municipal no será específico para bodas y celebraciones similares, sino que, como matiza la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero, será «complementario al que ya se venía haciendo desde el año pasado en el Centro Histórico Alto para evitar el lanzamiento de petardos y tracas». Y es que, según la normativa de ruidos, las detonaciones están completamente prohibidas. Sin embargo, no se empezó a regular hasta el mes de julio del año pasado. Las quejas de los vecinos del entorno de la Catedral, donde se dan cita la mayoría de estos actos, fueron determinantes para lograr la presencia policial.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)