La depuradora y emisarios de Villasana costarán 4 millones

A.C.
-

El equipo municipal trabajará para que el nuevo Gobierno de la nación licite las obras "cuanto antes" y las dote de presupuesto

La depuradora y emisarios de Villasana costarán 4 millones

En 2009, la Junta de Castilla y León redactó un proyecto para la construcción de mejoras en la estación depuradora de Villasana de Mena y sus emisarios de aguas residuales que elevaba su coste a 1,3 millones de euros. Su ejecución corría por cuenta del Gobierno central en virtud del convenio suscrito entre ambas administraciones, pero aún no se ha hecho realidad. El proyecto ahora redactado por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico para dar solución a las numerosas carencias de la depuradora de la capital menesa y a los vertidos directos de aguas residuales al Cadagua dispara el coste hasta 3,8 millones, según ha podido saber DB. El plazo de ejecución estimado es de doce meses a los que habrán de sumarse tres más de pruebas. 
Con el documento técnico acabado, solo la ausencia de un gobierno estable y de presupuestos generales del Estado frenan la ejecución de estas infraestructuras, por lo que el edil de Medio Ambiente, David Sáinz-Aja, y el equipo municipal de gobierno están expectantes ante el desenlace de los acontecimientos en Madrid. "Esperamos que Sánchez pueda formar gobierno y que los grupos de la oposición no torpedeen al grupo mayoritario", señala el socialista, quien tratará de arrancar al nuevo gobierno, sea del color que sea, el compromiso de licitar las obras "cuanto antes y que se incluya una partida en los Presupuestos Generales del Estado".
El proyecto busca "proporcionar la infraestructura suficiente a Villasana de Mena para tratar sus vertidos hasta alcanzar la calidad requerida para su vertido al río Cadagua". Con este objetivo se actuará en los colectores y emisario principal de 550 metros, que lleva las aguas residuales desde la plaza del Sindicato hasta la depuradora, con el fin de "evitar que se produzcan vertidos incontrolados". Las obras se centrarán en en el colector de las escorrentías de Vallejo o el de pluviales de la calle Ángel Nuño, porque los tubos se han quedado pequeños para el volumen de agua que reciben. En los casos del colector del polideportivo y el de la zona oeste se conectarán a la red de saneamiento y al emisario para que las aguas sucias dejen de salir al río directamente y lleguen a la depuradora. El emisario principal, que "presenta importantes infiltraciones" o pérdidas de agua residual, como admite el edil de Medio Ambiente, será renovado por completo. Además de ello se actuará en aliviaderos y se instalarán dos tanques de recogida de aguas de tormenta, uno en cada margen del río, que evitarán la llegada de un exceso de agua limpia a la depuradora.
La nueva depuradora estará diseñada para una población de 2.000 habitantes en invierno y 3.596, en verano. Del presupuesto del proyecto, el mayor volumen, un 67%, se destinará a colectores y conexiones, mientras que la depuradora se llevará un 38% y el 5% restante irá a otros trabajos.


La obra de la EDAR de Vallejo avanza

 

Las obras de la nueva depuradora de Vallejo, una pedanía con 240 habitantes y que en verano ronda el medio millar, han comenzado hace apenas una semana y avanzan a buen ritmo. Los trabajos fueron adjudicados a Exvacaciones Mikel el pasado enero por 81.321 euros, pero no han comenzado hasta ahora porque el Consistorio pidió una nueva autorización de vertidos a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico que sustituye a la existente desde 2008. Esta nueva autorización concedida el pasado mes de agosto, plantea el vertido de aguas de mayor calidad que las que se venían vertiendo hasta ahora. El edil del Medio Ambiente, Sáinz-Aja, lamenta que "el Ayuntamiento de Mena tenga que asumir competencias de la Junta de Castilla y León, porque no tiene ningún plan definido de depuración de aguas residuales".